Redacción EC

Este martes, la provincia de soportó la caída de una serie de huaicos que afectó varias zonas, entre ellas San Bartolomé y Santa Cruz de Cocachacra, además de algunas vías de transporte.

Los recientes hechos han despertado la preocupación de otras localidades como, un pueblo ubicado en el distrito de Callahuanca, y hace dos años fue arrasado por la caída de varios huaicos en marzo del 2017, por el efecto de .

► 
► 

El resultado de esa serie de huaicos fue un escenario de autos y camiones sepultados por el lodo, viviendas colapsadas, vías de comunicación destruidas y una planta hidroeléctrica dañada. En total, 120 personas lo perdieron todo.

Los vecinos de esta zona tuvieron que buscar otro lugar donde vivir, mientras que sus casas quedaron bajo el lodo. Ellos han optado por mudarse a una zona más alta de la que se encontraban antes, sin embargo el temor de sufrir otro huaico continúa.

“Ahora no hay nada. Antes si quiera sacaban buena cantidad de chirimoya y palta. Adónde vamos a ir si no tenemos (dinero)”, comentó una de las vecinas en informe de Canal N. Contó que ahora viven en casas prefabricadas y han perdido áreas de cultivo.