Compañeros de Ángel Retuerto Quintanilla pasearon el ataúd por los alrededores del hospital Almenara. (Juan Guillermo Lara / El Comercio)
Compañeros de Ángel Retuerto Quintanilla pasearon el ataúd por los alrededores del hospital Almenara. (Juan Guillermo Lara / El Comercio)

En el hospital Guillermo Almenara de , ayer falleció el docente Ángel Retuerto Quintanilla, quien viajó a Lima procedente de Áncash para participar en las protestas por la .

En declaraciones a El Comercio, Luis Bromley, gerente del mencionado nosocomio, detalló que Ángel Retuerto Quintanilla ingresó al hospital Emergencias Grau el miércoles 30 de agosto, a las 8 de la noche, tras sufrir “pérdida de conocimiento súbita y crisis convulsivas”. Tras realizarle una tomografía, se comprobó que había sufrido una hemorragia cerebral espontánea (accidente cerebro vascular hemorrágico).

Es así que lo derivaron al hospital Almenara, donde fue evaluado por neurocirujanos y se confirmó el estado de muerte cerebral. “En esas circunstancias, la familia de manera solidaria decide hacer donación de órganos”, precisó.

Bromley descartó que el cuadro de hemorragia cerebral haya tenido relación con la exposición a los gases lacrimógenos. “Es producto de una malformación vascular congénita”, agregó.

El docente de primaria, quien laboraba en el colegio Tambo Real del centro poblado Pomabamba, llegó a la capital procedente de Áncash el martes 22 de agosto para sumarse a la protesta indefinida.

El pasado 30 de agosto, Ángel Retuerto Quintanilla participó en una marcha de maestros en la Panamericana Norte. Según versiones de algunos de sus familiares, Retuerto empezó a sentirse mal luego de que fueran repelidos con bombas lacrimógenas de la plaza Bolognesi, en el Centro de Lima.

Esta mañana, los compañeros del docente y miembros del Comité Ejecutivo Regional SUTE-Áncash llegaron al hospital para expresar su pesar y marcharon con el ataúd por los alrededores del nosocomio.

Lee también: