Redacción EC

Entre y se ubica un terreno baldío de unas 143 hectáreas lado de la avenida La Molina, camino a Cieneguilla. Desde el 2008 un grupo de personas comenzó a invadir parte de esta zona y con ello devino la progresiva formación de un enorme desmonte ilegal. La basura hoy forma una cascada de casi cuatro cuadras de ancho.

El Comercio recorrió esta zona y comprobó el alto nivel de contaminación al que se exponen los vecinos del paradero Los Sauces. En imágenes aéreas se evidencia el daño ambiental al que se ven sometidos los vecinos. También se puede ver las viviendas precarias que se extienden sobre el arenal.

Según detalló Nicolás Ramos Cornejo, gerente general de la Arenera La Molina, en informe de El Comercio, la formación de este relleno sanitario ha sido provocada para nivelar el terreno y extender las invasiones. “Cobran a los volquetes por arrojar su basura acá. En una época llegamos a contar 100 volquetes diarios”, dijo Ramos, cuya empresa que representa ocupaba el terreno para la extraer arena.

Botadero en La Molina. (Infografía: El Comercio)
Botadero en La Molina. (Infografía: El Comercio)

Pero las plagas y el mal olor no es solo lo que incomoda. Vecinos señalaron que los incendios también son parte de su preocupación, debido a la gran cantidad de productos inflamables. Solo en este año se han atendido cuatro emergencias y el humo se dirige hacia el Sol de la Molina e, incluso, hasta La Planicie. Los comerciantes del Mercado de Musa también han criticado los constantes incendios en el relleno

Hoy, en esta zona también se encuentra pendiente un proyecto de urbanización a cargo de la referida empresa, que cuenta con las aprobaciones de los distritos de Pachacamac y La Molina, pero aun queda pendiente el visto bueno de la Municipalidad de Lima.