(Dante Piaggio)
(Dante Piaggio)
Redacción EC

Los buses del Corredor Complementario Panamericana, que pasan por la vía expresa , comenzaron a circular en fase de prueba. La ruta Servicio 107 parte desde la intersección de la avenida Javier Prado con Evitamiento, en Surco, hasta la avenida Canta Callao, en San Martín de Porres. Se han habilitado 34 paraderos.

El servicio estará disponible de lunes a domingo durante 18 horas: de 5 a.m. a 11 p.m., según informó Pro Transporte, entidad adscrita a la Municipalidad de Lima. La tarifa general será de S/2,50 y de S/1,20 para universitarios.

La flota contará con un total de 53 vehículos. Todos funcionan a gas natural y están equipados con cámaras de vigilancia. De ellos, 50 buses serán de 12 metros de largo y otros tres serán articulados de 18 metros. Cada uno de estos podrá trasladar a 80 y 160 personas, respectivamente.

La nueva vía expresa Línea Amarilla une los distritos de la zona este de la ciudad con el Callao en 20 minutos. Si realizan esa ruta –solo de ida– los usuarios pagarán dos peajes de S/5,30 cada uno, es decir, en total S/10,60.

—Reforzaron túnel—
Tras la inauguración de la vía expresa Línea Amarilla el viernes pasado, el gerente de Promoción de la Inversión Privada de la comuna de Lima, Jaime Villafuerte, aseguró que el túnel que pasa por debajo del río Rímac ofrece medidas de seguridad ante sismos.

Según dijo a Andina, el corredor ha sido reforzado con concreto, y su estructura soportaría incluso “un terremoto de 9 grados”.

El año pasado, durante el fenómeno de El Niño costero, la construcción sufrió filtraciones de agua. El funcionario afirmó que se había corregido el sistema de impermeabilización del túnel y que esta corrección ha sido sometida a una pericia técnica para garantizar que cumpla con los estándares de construcción.