El guía fue identificado como Luis Quispe Manrique. Algunas versiones indican que él llevaba poco tiempo en el rubro y que no estaba certificado por la Asociación Peruana de Turismo de Aventura, Ecoturismo y Turismo Especializado (Aptae), la única entidad que autoriza en la región Lima a los conductores de las balsas. La investigación está a cargo de la Primera Fiscalía Penal Corporativa de Cañete. (Canal N)
Óscar Paz Campuzano

Dos personas, padre e hijo, fallecieron ahogadas en el río Cañete, el último miércoles, al volcarse el bote en el que hacían canotaje junto a sus familiares en el distrito de .

El accidente ocurrió pasadas las 5 de la tarde. Según la policía, la embarcación iba con seis personas. Las víctimas fueron identificadas como Yoner Aquino Celis (41) y Filomón Aquino Tello (65). Ariana Aquino Huaricancha (12) y Lisseth Hurtado Deudor (19), quienes también cayeron al río, fueron trasladadas a la posta médica de la localidad.

Según el parte policial, el bote de la agencia Adrián Tours Aventura se volcó a la altura del kilómetro 39 de la carretera Cañete-Yauyos, en el sector Cutimaya.

El guía fue identificado como Luis Quispe Manrique. Algunas versiones indican que él llevaba poco tiempo en el rubro y que no estaba certificado por la Asociación Peruana de Turismo de Aventura, Ecoturismo y Turismo Especializado (Aptae), la única entidad que autoriza en la región Lima a los conductores de las balsas. La investigación está a cargo de la Primera Fiscalía Penal Corporativa de Cañete.

Autoridades locales y los dueños y guías de canotaje de las agencias de turismo de Lunahuaná se reunieron para plantear medidas que reduzcan el riesgo de accidentes en la práctica de este deporte de aventura.

En estos días las agencias deberán elegir a tres personas que se encarguen de controlar que las embarcaciones no excedan los 7 ocupantes, que se utilicen implementos de seguridad (cascos y chalecos salvavidas), que no aborden niños y que usen rutas autorizadas y seguras.

El alcalde de Lunahuaná, Félix Vicente, dijo que en su distrito unas 50 empresas ofrecen canotaje y algunas son informales. Según el burgomaestre, es la Dirección Regional de Turismo de Lima la responsable de fiscalizar a estas empresas y de suspender sus servicios de ser necesario.

El coronel PNP Mario Torres, jefe de la Policía de Cañete, quien también participó en la reunión, indicó que su personal vigilará que los guías de los botes estén certificados. "Intervendremos a las agencias que expongan al peligro a las personas", dijo el oficial.

El Comercio buscó a Germán Vicente Sánchez, propietario de la agencia Adrián Tours, pero su local estaba cerrado. Hoy ningún bote salió el río.