El Minsa señaló que los padres deben cepillar los dientes de sus hijos lo más pronto posible luego de consumir diversas golosinas. (Foto: Difusión)
El Minsa señaló que los padres deben cepillar los dientes de sus hijos lo más pronto posible luego de consumir diversas golosinas. (Foto: Difusión)

El (Minsa) recomendó a los padres de familia prestar mucha atención al uso de máscaras, ingesta de golosinas y las caritas pintadas, que pueden causar daños a la salud de sus hijos durante la celebración de

Las máscaras que se compren en sus diversas formas y tamaños deben garantizar una adecuada respiración, que no se despinten con facilidad o emanen olores muy intensos, a fin de evitar intoxicaciones por plomo u otras sustancias (metales pesados) que ocasionen problemas a la salud.

El Minsa señaló que los padres deben cepillar los dientes de sus hijos lo más pronto posible luego de consumir diversas golosinas. El cepillado tiene que realizarse por 2 minutos, utilizando una pasta dental con flúor con la cantidad adecuada (del tamaño de una alverja).

Los dulces más riesgosos son los pegajosos, como los chicles, toffees y malvaviscos, que tienden a adherirse entre las superficies de los dientes. Si se le suma una falta del cepillado, podría generar caries.

Si los padres optan por pintar los rostros de los niños, deben evitar el uso de cosméticos de origen dudoso, pues estos contienen plomo que puede ocasionar manchas, alergias y picazón en la piel.

De igual manera, los pequeños que salgan a las calles a pedir dulces tienen que hacerlo acompañado de un adulto para evitar accidentes.

En lugares donde haya aglomeración de personas, los padres deben mantener cogida la mano de sus hijos y asegurarse de no perderlos de vista, pues un niño disfrazado puede confundirse fácilmente.