Redacción EC

La Municipalidad de inició esta mañana el retiro de las estructuras de los locales ubicados en la  que fueron clausurados el último fin de semana.

El desmontaje se realiza en los módulos de madera que dichos establecimientos habían instalado irregularmente en la vía pública. Se trata de 23 restaurantes y discotecas que ocupaban de 8 metros (4 a cada lado) del pasaje San Ramón, cuyo ancho real es 12 metros, pero se había convertido en una angosta vía. Con el retiro, la comuna espera recuperar más de 1.000 metros cuadrados para el peatón.



Carlos Ramírez, gerente de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente de Miraflores, explicó que, luego del desmontaje, los locales podrán colocar solo dos hileras de mesas y toldos retráctiles con la finalidad de facilitar la evacuación en caso de emergencias.

“La Municipalidad de Miraflores no va a permitir el funcionamiento (de los locales) en tanto no se levanten las sanciones ni se culmine con el desmontaje de las estructuras que de manera ilegal ocupan la vía pública”, enfatizó.

El último sábado, en un operativo con apoyo del serenazgo del distrito, la gestión de Luis Molina clausuró 18 locales, 12 de los cuales fueron sancionados por faltas en la salubridad y 6 por problemas de defensa civil.

En diálogo con El Comercio, Ramírez detalló que la idea es convertir a la Calle de las Pizzas en un bulevar gastronómico, cultural y familiar. “Queremos que sea agradable, seguro y respetuoso del medio ambiente”, indicó. Para tal fin, se instalará iluminación pública, una pileta seca y se cambiará todo el piso. Estima que el proyecto final sea inaugurado antes de medio año.