La escultura luce restaurada con sus piezas originales. Además, por medio de un anclaje metálico, se ha asegurado el pedestal para evitar futuros accidentes. (Municipalidad de Lima)
La escultura luce restaurada con sus piezas originales. Además, por medio de un anclaje metálico, se ha asegurado el pedestal para evitar futuros accidentes. (Municipalidad de Lima)
Redacción EC

La entregó la escultura restaurada de Santa Rosa de Lima, que se rompió tras caer al suelo durante una visita de un grupo de escolares al Santuario de la Patrona del Perú y las Américas, el 28 de agosto de 2018.

El proceso de restauración se inició en marzo de este año y culminó en julio, gracias a la intervención de un equipo de trabajo conformado por el restaurador Juvenal Mamani y especialistas de la Gerencia de Cultura de la Municipalidad de Lima y del Ministerio de Cultura.

► 
► 
► 

La escultura luce restaurada con sus piezas originales. Además, por medio de un anclaje metálico, se ha asegurado el pedestal para evitar así futuros accidentes.

“Hoy entregamos la escultura restaurada de la santa, una obra muy importante por su enorme valor artístico y sobre todo espiritual”, afirmó el alcalde de Lima, Jorge Muñoz.

El 28 de agosto de 2018 la escultura sufrió un accidente en el Santuario de Santa Rosa de Lima durante la visita de escolares. La imagen se encontraba rota y fragmentada en 29 piezas debido al impacto de la caída del cuerpo de su pedestal.

- Sobre la escultura -
La obra es del escultor Miguel Baca Rossi (1917-2016). La escultura de Santa Rosa de Lima es considerada una de las piezas más destacadas y se inspira en un lienzo del pintor peruano Francisco Laso.

Antes de su instalación en el Santuario de Santa Rosa, la efigie se encontraba ubicada en el vestíbulo del Palacio Municipal de Lima, como parte del acervo artístico de la Pinacoteca Municipal Ignacio Merino.

En 1992, el monseñor Alberto Brazzini, entonces obispo auxiliar de Lima, solicita su préstamo para ser ubicada en el atrio del Santuario de Santa Rosa con motivo de su remodelación. La Municipalidad de Lima contribuyó en aquel momento al mantenimiento y al ornato del lugar.