Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Sucesos

'Oro en los Panamericanos, lata en la política', por Pedro Ortiz Bisso

“¿Se imaginan qué hubiera sido del país sin los Panamericanos?”, se pregunta el autor de esta columna.

Tía María

Desde que estalló el conflicto por el proyecto Tía María, comenta Pedro Ortiz, el gobernador regional de Arequipa, Elmer Cáceres Llica, ha desafiado al presidente Martín Vizcarra (Foto: Mario Zapata/GEC).

El Comercio

Mientras escribo esta columna, el señor Francisco Ísmodes –para quienes no lo conocen, ministro de Energía y Minas del país– intenta explicar las razones detrás de la suspensión de la licencia de construcción del proyecto Tía María. Ensaya un enrevesado juego de palabras que en realidad busca disfrazar la ineptitud del Gobierno para sostener sus decisiones con una gota de consistencia.

En algún lugar de Arequipa, el señor Cáceres Llica, gobernador de esa región, seguramente sonreía. Desde que estalló el conflicto, desafió al presidente Vizcarra de mil formas, pese a lo rudimentario de sus argumentos, lindantes con lo pintoresco.

Como no hubo quien enfrentara la precariedad de su razonamiento, se envalentonó y la noche del jueves se atrevió a lanzar por las redes sociales un ‘mensaje a la nación’ en el que poco más y trata al señor Vizcarra como un adolescente travieso: “yo le prevení, yo le advertí...”  (sic). Que apenas horas después se haya conocido la suspensión de la licencia, debe haberle sonado como música salida de los cielos, que espera aprovechar en el 2020 (o 2021).

En momentos en que el señor Ísmodes hablaba, el equipo nacional de kata ganaba una medalla de oro sobre el tatami del hermoso polideportivo de Villa El Salvador. Cientos de personas, banderas blanquirrojas en mano, celebraron la presea, la octava del Perú en Lima 2019, como un gol de Paolo Guerrero.

Probablemente muchas no habían visto una demostración de karate en sus vidas. Pero nada disminuía esa mezcla de alborozo y estupefacción que las embargaba, sensaciones que también tuvieron quienes acudieron a ver balonmano, hockey, sóftbol, tiro al arco, vóley, básquet, natación o rugby en escenarios de una belleza y modernidad idílicos, y una organización de estándar olímpico.

¿Cuántos sabían que existía el frontenis y que nuestra paleta frontón –de la cual somos potencia– está considerada una modalidad de la pelota vasca? 

Por esos caprichos que suele tener el destino, los 16 días más críticos de nuestra historia política reciente han coincidido con la realización –hasta el momento casi impecable– de los Juegos Panamericanos. Que mientras el presidente anunciaba su proyecto para adelantar las elecciones, el Congreso volvía a vomitar su mediocridad y los desechos de Odebrecht terminaban por fagocitar lo que queda de la clase política y empresarial del país, triunfaban Gladys Tejeda, ‘Piccolo’ Clemente, Diego Elías, Cristhian Pacheco, Natalia Cuglievan, Lucca Mesinas, Daniella Rosas y otros héroes deportivos del país. 

Diversas investigaciones señalan que más que réditos económicos, el mayor logro de eventos como este es aumentar la felicidad de las naciones que los organizan.  

**El Comercio no necesariamente coincide con las opiniones de los articulistas que las firman, aunque siempre las respeta. 


Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ