Módulos Temas Día

Papa Francisco se despidió del Perú tras visita de cuatro días

Fueron cuatro días de intensas actividades, en las que el Sumo Pontífice se vio abrumado por el fervor y cariño de los peruanos.

El papa Francisco concluyó la noche del domingo su visita a nuestro país, durante la cual recorrió las ciudades de Puerto Maldonado, Trujillo y Lima. Fueron cuatro días de intensas actividades y en la que se vio abrumado por el fervor y cariño de los peruanos.

En su último día, el Papa Francisco ofreció una misa ante más de un millón de personas en Lima, desde donde denunció las situaciones "de dolor y de injusticia" en las ciudades, y con anterioridad en una charla con los obispos afirmó que la política en muchos países de Latinoamérica está "muy enferma".

En la explanada de la Base Aérea Las Palmas, donde bajo un sol abrasador aguardaron durante horas cientos de miles de personas, se celebró la misa más multitudinaria de esta sexta gira latinoamericana en la que recorrió Chile y Perú.

El mensaje más duro del viaje llegó hoy durante la mañana en una charla que mantuvo con los obispos en el arzobispado, en la cual denunció, como ya hizo en su mensaje a las autoridades peruanas, la corrupción en Latinoamérica, y aseguró que la política en muchos países de la región "está muy enferma".

Citó el caso de la constructora brasileña Odebrecht, en la que han estado implicados gobiernos de varios países de América Latina y aseguró que "es solo una parte chiquita".

"La política está enferma, está muy enferma y hay excepciones, pero en general, está más enferma que sana". Y después preguntó a los obispos: "¿Qué pasa en Perú que todos los presidentes van presos?" y citó a Ollanta Humala, Alejandro Toledo, Alan García y Alberto Fujimori.

Al final de la misa, el pontífice se despidió de Perú diciendo que su visita, que comenzó el pasado 18 de enero, "dejará una huella imborrable en su corazón".

En primer lugar, mostró su agradecimiento "al presidente Pedro Pablo Kuczynski, a las autoridades civiles, a los miles de voluntarios que con su trabajo silencioso y abnegado como hormiguitas contribuyeron para que todo pudiera concretarse" y a la comisión organizadora.

"No se desarraiguen", insistió, y a los abuelos y ancianos les exhortó a "transmitir a las jóvenes generaciones las raíces de su pueblo y la sabiduría del camino para llegar al cielo".

"A todos los invito a no tener miedo a ser los santos del siglo XXI", exclamó.

Se despidió pidiendo a los peruanos que "cuidasen la esperanza" y que la mejor manera de cuidar la esperanza "es permanecer unidos, para que todos estos motivos que la sostienen, crezcan cada día más".

Así se realizó el Ángelus en la Plaza de Armas de Lima.


LEE TAMBIÉN...

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada