Redacción EC

Una vez que culminó su reunión con el presidente Pedro Pablo Kuczynski en Palacio de Gobierno, el papa Francisco recorrió algunas calles del Centro de Lima a bordo del papamóvil.

Jorge Bergoglio saludó a las personas que se encontraban en la plaza de Armas y en calles aledañas a la iglesia San Pedro, donde se reúne de manera privada con miembros de la Compañía de Jesús.

Una gran cantidad de policías y militares se colocaron al borde de las veredas para poder contener a las personas que deseaban estar los más cerca posible de Francisco.

Lo que llama la atención es que hay gente en espacios por donde se sabe que el papa Francisco no va a pasar y que solo han sido cerrados por las autoridades como medida de seguridad.