Módulos Temas Día

Más en Sucesos

Denuncian que casas quedaron dañadas por obras de Línea Amarilla

Los residentes señalaron que sus viviendas resultaron con rajaduras y profundas grietas en paredes, techos y pisos por las vibraciones de las demoliciones y excavaciones

Rímac,Proyecto Línea Amarilla,Casas,Municipalidad de Lima,

Los residentes señalaron que sus viviendas sufrieron los efectos de las demoliciones y excavaciones a los pocos días de que se iniciaron los trabajos, hace como dos años. Aseguran que vivían en una especie de sismo constante. Un equipo de Cuarto Poder constató que paredes, techos y pisos presentan rajaduras y profundas grietas.

Un grupo de vecinos de los barrios de Huascarán y Castilla Alta, en el Rímac, denunció que sus casas quedaron deterioradas e inhabitables por las obras del proyecto Línea Amarilla.

Los residentes señalaron que sus viviendas sufrieron los efectos de las demoliciones y excavaciones a los pocos días de que se iniciaron los trabajos en la margen derecha del río Rímac, hace dos años. Aseguran que vivían en una especie de sismo constante. Un equipo de "Cuarto Poder" comprobó que paredes, techos y pisos presentan rajaduras y profundas grietas.

Uno de los casos más llamativos es el de Eladio Lescano, quien contó que las tuberías de agua y desagüe colapsaron por las vibraciones ocasionadas por la maquinaria pesada. Aseguró que los trabajos se realizaban a solo un metro de distancia de su casa.

Fernando Fernandez, presidente de la Asociación de Padres de Familia de Huascarán, detalló que el proyecto Línea Amarilla contemplaba la expropiación de 113 inmuebles, pero la empresa concesionaria solo expropió 58, y el resto quedó cerca de la zona de construcción al no llegar a un acuerdo económico con los propietarios.

Los vecinos, en algunos casos, han tenido que apuntalar sus casas con palos y fierros, mientras que otros decidieron mudarse o habitar solo las partes que no que estén tan dañadas. Ellos temen que, en un sismo de gran intensidad, las paredes se vengan abajo y pierdan la vida.

La empresa Grana y Montero, a cargo de la construcción de la obra, informó que inspeccionaron en el barrio Huascarán 77 predios adyacentes a la obra, logrando determinar que los principales problemas son la antigüedad de las casas y la autoconstrucción.

No obstante, señalaron que, al revisar 34 viviendas de Huascarán, se van a elaborar informes técnicos del estado de las casas, a fin de definir un plan de reparación en coordinación con los dueños. Los habitantes temen que la compañía se retire una vez culminados los trabajos y nadie asuma la responsabilidad.

Otro punto que resalta "Cuarto Poder" es que algunos predios han quedado con paredes en el aire y fierros sobresalidos debido a la forma cómo se ejecutaron las obras de demolición de las casas expropiadas. Temen que ante un sismo las paredes colapsen y puedan caer sobre los transeúntes.

Leer comentarios ()

SubirIrMundial 2018
Ir a portada