El alcalde sostiene que hubo tres mesas de trabajo con los comerciantes, en las que se les propuso alternativas para que sigan trabajando (Lino Chipana / GEC)
El alcalde sostiene que hubo tres mesas de trabajo con los comerciantes, en las que se les propuso alternativas para que sigan trabajando (Lino Chipana / GEC)

La Contraloría General de la República inició un proceso de verificación en la Municipalidad de por la demolición del mercado ubicado en la avenida Pérez Araníbar, el único en la jurisdicción.

MIRA: San Isidro se quedó sin mercado: un cierre temporal que se convirtió en demolición

A través de su cuenta de Twitter, el órgano de control informó que se verifica cómo se realizó el proceso administrativo dispuesto por la gestión de para la destrucción de los puestos y el decomiso de bienes de los comerciantes.

El 25 de abril, la comuna distrital ordenó el cierre temporal del mercado luego de que se detectaran siete casos de COVID-19 entre los comerciantes. No obstante, el centro de abastos no volvió a abrir como ocurrió con otros mercados cerrados en el país en los que se detectaron contagios e implementaron medidas de salubridad.

Según el alcalde Augusto Cáceres, luego del cierre se realizaron inspecciones que concluyeron que este no contaba con las condiciones necesarias de infraestructura y salubridad para volver a operar. “Tenía desagües que daban al acantilado. Con informes técnicos se determinó que se tenía que remodelar de manera urgente”, dijo a El Comercio.

Sin embargo, los comerciantes que trabajaban por más de 50 años en el lugar niegan rotundamente el mal estado de la infraestructura y señalan los contagios fueron una excusa para el cierre definitivo y la puesta en marcha de un proyecto que nos los incluye. “Nos enteramos del cierre por Facebook. Nosotros no somos ajemos a la pandemia, pero el alcalde aprovechó esa oportunidad para hacer un desalojo ilegal”, indicó Adolfo Pino, presidente de la asociación de comerciantes. Son más de 100 personas que se han quedado sin trabajo desde el mes de abril.

Los comerciantes están dispuestos a pagar el alquiler que se defina y señalan que han solicitado reuniones con el alcalde desde antes de la pandemia. (Lino Chipana / GEC)
Los comerciantes están dispuestos a pagar el alquiler que se defina y señalan que han solicitado reuniones con el alcalde desde antes de la pandemia. (Lino Chipana / GEC)

Además, los comerciantes denuncian que, dos meses después del cierre, la comuna retiró todo lo que quedaba en el mercado y luego demolió las estructuras. “Teníamos congeladoras, exhibidoras, refrigeradoras, cortadoras de carne, dinero, hasta los documentos de la Sunat. Todo se lo llevaron”, agregó la vendedora Delia Castillo. El abogado de los comerciantes, Carlos Aguilar, indica que cualquier retiro debió realizarse con una orden judicial porque son posesionarios de los puestos.

Por el retiro de los bienes, interpusieron una denuncia en la comisaría de Orrantia por usurpación agravada, hurto agravado y daño simple. El 2 de julio, la 26° Fiscalía Provincial Penal de Lima incluyó a Augusto Cáceres en una investigación preliminar por el presunto delito contra la administración pública, en la modalidad de abuso de autoridad. Se hizo lo mismo, contra los funcionarios Genoveva Baylón, Benjamín Rodríguez y Hugo Prieto.

Sobre el tema, el alcalde Cáceres asegura que los comerciantes fueron notificados con antelación y que deben acudir a la comuna para solicitar la devolución de sus enseres, los cuales se encuentran en los almacenes. Afirma que se actuó “de acuerdo a la ley y a nuestras competencias” debido a que la municipalidad es propietaria del lugar. Según adelantó, se ejecutará un proyecto de remodelación para construir un nuevo mercado en el terreno. La obra costaría unos S/10 millones y concluiría en los primeros meses del 2021. Para alquilar los puestos se tiene previsto realizar una subasta abierta.

---

¿Qué es un coronavirus?

Los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden llegar a causar infecciones que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, que se pueden contagiar de animales a personas (transmisión zoonótica). De acuerdo con estudios, el SRAS-CoV se transmitió de la civeta al ser humano, mientras que el MERS-CoV pasó del dromedario a la gente. El último caso de coronavirus que se conoce es el COVID-19.

En resumen, un nuevo coronavirus es una nueva cepa de coronavirus que no se había encontrado antes en el ser humano y debe su nombre al aspecto que presenta, ya que es muy parecido a una corona o un halo.

¿Qué es el COVID-19?

La COVID-19 es la enfermedad infecciosa que fue descubierta en Wuhan (China) en diciembre de 2019, a raíz del brote del virus que empezó a acabar con la vida de gran cantidad de personas.

El Comité Internacional de Taxonomía de Virus designó el nombre de este nuevo coronavirus como SARS-CoV-2.

VIDEO RECOMENDADO

Lima: aumenta la venta de bicicletas tras pandemia de coronavirus

Lima: aumenta la venta de bicicletas tras pandemia de coronavirus