Redacción EC

Captura y pena de muerte para el asesino es el pedido de padres, familiares y amigos de la niña de 11 años que ayer apareció muerta en el distrito de . Los restos de la menor fueron enterrados esta tarde en el cementerio de Huachipa.

La niña fue velada en su vivienda, ubicada en la zona de Canto Rey, a unas quince cuadras de la comisaría donde acudió el jueves 1 de febrero para participar en un taller de manualidades. Esa fue la última vez que sus padres la vieron con vida.

Las cámaras de seguridad del distrito revelaron que un sujeto identificado como César Augusto Gustavo Alva Mendoza se la lleva en bicicleta a un destino desconocido. Lo siguiente que se supo de ella fue cuando su cuerpo apareció incendiándose en una calle de San Juan de Lurigancho.

El ataúd con los restos de la pequeña fue llevado en caravana hasta la comisaría de Canto Rey y el colegio Ramón Castilla, donde este año iba a cursar el sexto grado de primaria. En ambos lugares los presentes no solo exigieron la captura del asesino sino también que se aplique la pena capital.

Asimismo, reclaman que los responsables de la dependencia policial aclaren por qué aseguraron que la niña no asistió a clases si un video de seguridad la muestra salir del centro a las 10 de la mañana.

Lee también:

TAGS RELACIONADOS