Días atrás se señaló que este año el Señor de los Milagros no recorrerá los ambientes del Hospital Loayza. Sin embargo, este domingo cambió la decisión. (Foto: El Comercio)
Días atrás se señaló que este año el Señor de los Milagros no recorrerá los ambientes del Hospital Loayza. Sin embargo, este domingo cambió la decisión. (Foto: El Comercio)
Redacción EC

Este domingo desde las seis de la mañana, la imagen del salió a su último recorrido de octubre. A diferencia de otros años, se señaló que en esta ocasión no se ingresaría al hospital Arzobispo Loayza. 

Días atrás el mayordomo general, Manuel Orrillo, explicó que la imagen permanece cerca de tres horas en el nosocomio, razón por la cual se retrasa su paso por las calles del Cercado de Lima.

Indicó a la agencia Andina que esto suele causar molestias a las personas por la congestión y por la espera de los fieles. “Ahora el Cristo Morado estará más tiempo en las calles”, señaló Orrillo en aquel momento. La tradicional visita solía durar tres horas.

Sin embargo, esta mañana el mismo mayordomo general confirmó en Canal N que sí se realizará el ingreso al hospital Arzobispo Loayza. "Nos acaban de informar que hay un enfermo muy grave y vamos a ingresar brevemente", indicó.

-  Coordinaciones -
Orrillo explicó que el plan de recorridos se traza en abril y que luego es presentado al Cardenal de Lima y posteriormente a las madres nazarenas.

Ese plan va luego al Ministerio del Interior, a la Municipalidad de Lima, Defensa Civil y otras entidades. Recién entre agosto y setiembre se tienen los resultados. "Hay que pedir permiso a mucha gente para cortar el fluido vehicular", indicó.

Asimismo, indicó que las autoridades ponen el tiempo que la procesión debe estar en las vías y la hermandad tiene que adecuarse a esas reglas. Por tal razón, la imagen del Cristo Morado saldrá este domingo y culminará el recorrido a la una de mañana del día siguiente, hora que ingresará al templo de las Nazarenas.

La imagen del Cristo de Pachacamilla se detendrán en 24 puntos de la ciudad para recibir el homenaje de los fieles.