El médico de Essalud Juan Villena indicó que estamos ante un momento de optimismo, pero que no debemos relajar las medidas de prevención, (Foto; Diana Marcelo/ @photo.gec)
El médico de Essalud Juan Villena indicó que estamos ante un momento de optimismo, pero que no debemos relajar las medidas de prevención, (Foto; Diana Marcelo/ @photo.gec)
Sebastián Sevilla Ferrari

Desde el inicio del estado de emergencia nacional por el COVID-19, el pasado 16 de marzo, el número de fallecimientos en el país empezó a aumentar de manera sostenida mes a mes, según datos del . Sin embargo, en agosto se registró por primera vez una disminución en los decesos registrados por cualquier causa.

De acuerdo con esta plataforma del Ministerio de Salud (Minsa), en marzo ocurrieron 9.773 decesos, mientras que en abril la cifra aumentó a 12.898 (+32%). En mayo, el número de fallecimientos prácticamente se duplicó respecto al mes anterior y pasó a 25.086 (+94,5%). La situación empeoró en junio y julio, con 26.861 y 28.236 muertes, respectivamente.

MIRA: Vuelos internacionales se retomarán desde el 1 de octubre, anuncia el MTC

En agosto, el número total de fallecimientos llegó a 26.520, es decir, un 6,1% menos en comparación a julio. La dinámica de las cifras mensuales se puede apreciar el siguiente cuadro:

Asimismo, durante la segunda mitad de agosto se presentó un cambio significativo en el volumen de muertos por día, con un promedio de 796 fallecimientos diarios por cualquier causa.

Las autoridades del Poder Ejecutivo han reconocido que existe un desfase entre el número de víctimas por el COVID-19 y el registro final del Sinadef, por lo que a la fecha evalúan –caso por caso– a cualquier peruano que haya muerto con los síntomas de la enfermedad. Esto, a fin de añadirlos a la estadística oficial de la pandemia.

Prevención y tendencias

El Minsa reportó el lunes último menos de 200 muertes por COVID-19 en 24 horas por octavo día consecutivo, luego del pico de 228 fallecimientos diarios registrado el 9 de agosto. Al respecto, el médico infectólogo de EsSalud, Juan Villena, aseguró que ya se reporta un descenso en el número de personas que llegan graves a los centros de salud, y que, si bien continúan los problemas de acceso al oxígeno medicinal, “este es un momento de tranquilidad y optimismo”.

“Es cierto que tenemos problemas para el acceso al oxígeno, pero el número de personas que acude a los hospitales con problemas respiratorios graves está disminuyendo progresivamente. Eso sin duda nos da esperanza”, explicó a este Diario el especialista. “Creí que esta semana iba a ser más grave, pero vemos que –en la mayoría de los casos– los pacientes evolucionan favorablemente. El mensaje ahora tiene que ser que debemos mantener el comportamiento y las medidas. Tenemos que aprovechar este momento, con un empujón podríamos empezar a controlar la situación”, agregó Villena.

VIDEO RECOMENDADO

Comas habilita línea de Whatsapp para denunciar fiestas clandestinas
La idea es que la ciudadanía envíe los datos acerca del inclumpimiento del estado de emergencia.

Por su parte, el médico salubrista de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), Ernesto Gozzer, indicó que, debido a las características de la propagación del coronavirus, es muy pronto para hablar de que se ha revertido la tendencia, y que la ciudadanía no puede dejar de seguir las recomendaciones del Minsa.

“Estas cifras son el resultado de lo que viene pasando desde hace más de un mes. Tenemos que esperar a que esta tendencia se confirme. En marzo dije que estábamos en una ’meseta’, pero por las características de esta enfermedad se necesitan cuatro semanas para poder determinar una tendencia clara”, refirió a El Comercio.

Para el médico infectólogo de la misma universidad, Carlos Medina, esta reducción en la cifra de fallecidos se debe a que los profesionales de la salud cuentan con mejores herramientas para realizar el tratamiento, además que ya tienen experiencia en el manejo de la enfermedad; algo que no ocurría en los primeros meses de la pandemia.

Al igual que Gozzer, Medina consideró que la actual tendencia puede cambiar si se relajan las medidas recomendadas por el Gobierno, como ya ha ocurrido en otros países. Precisó que la fluctuación en las cifras continuará hasta que se cuente con una vacuna definitiva, y que esta se encuentre disponible para la mayor parte de la población.

“Toda epidemia siempre tiene picos y presenta diferentes etapas. Todavía hay una cantidad alta de personas susceptibles de ser contagiadas. Si se empiezan a aligerar las medidas y las personas empiezan a exponerse, las muertes podrían volver a aumentar. En Colombia ya ocurrió: al principio tenían pocos casos, pero ahora vemos que están aumentando. Lo que tenemos que hacer ahora es no bajar la guarida, fortalecer los centros de salud y los de atención temprana”, aseguró el experto.