La mayoría de víctimas de trata en el Perú son mujeres. (Ilustración: Raúl Rodríguez)
La mayoría de víctimas de trata en el Perú son mujeres. (Ilustración: Raúl Rodríguez)
Lourdes Fernández Calvo

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Huyó. Cuando hubo un descuido, *Camila aprovechó el momento y escapó. Desde los 13 años había caído en esa red de mentiras, tortura y vejación. Habían pasado cuatro años y, pese a todo lo que tuvo que padecer, Camila seguía siendo una niña. Ese día escapó, y gracias a su testimonio otras niñas, víctimas como ella, también pudieron contar sus historias de terror. Camila es una víctima de y sufre hoy de estrés postraumático, enfermedad que le ha quedado como una huella que parece imborrable. De esos recuerdos, lamentablemente, aún no ha podido escapar.

MIRA: Lo que cuesta un pan: el Estado invierte S/ 0,23 por persona para luchar contra la trata de personas

Su historia

Su calvario empezó en una fiesta, en el 2014, según ha contado Camila a la fiscalía. Ese día, una amiga le presentó a Elver Navarro Mamani. Él le ofreció unas bebidas y, desde ese momento, no recuerda nada más. Lo siguiente que supo es que estaba en la casa de Elver, en San Juan de Miraflores. Estaba golpeada, adolorida y con marcas que evidenciaban que había sido violada. Camila tenía 13 años.

Ese fue apenas el inicio. Minutos después, apareció en la habitación Fiorella, a quien Camila y otras 7 víctimas menores de edad han reconocido como la 'mami’. Ella no solo le confirmó a Camila que había sido violada por varias personas esa noche, le dijo, además, que no se podía ir del lugar. La menor cuenta que, luego, el mismo Elver apareció para leerle su sentencia: desde ese momento ella ‘trabajaría’ para él. Y así empezó. Camila fue fotografiada e incluida en un catálogo en donde también se mostraba a otras menores de edad. Elver, cuenta la niña, mostraba el catálogo a sus clientes para que ellos decidieran con quien tener relaciones sexuales.

MIRA: Trata de personas: hubo cerca de 5 mil víctimas en los últimos 4 años en el Perú

A Fiorella le decían mami porque el papel que cumplía era el de alimentar, vestir y maquillar a las menores antes de ser ofrecidas a los conocidos de Elver. La ayudaban, Sumiko Gutiérrez y Sara del Rosario Pérez, según han identificado las víctimas antes las autoridades. Ellas también se encargaban de cobrar.

Las fiestas clandestinas

Una de las modalidades que utilizaba Elver para explotar sexualmente a las menores, fue la de las fiestas clandestinas realizadas con orquestas de cumbia. Elver, previo pago en efectivo o por una transferencia bancaria, las obligaba a mantener relaciones sexuales con los hombres que llegaban a estas fiestas e incluso les ‘pagaba’ a los integrantes de las orquestas con los servicios sexuales que obligaba a ofrecer a las niñas. Como ha relatado la fiscalía en las investigaciones realizadas, ellas eran tratadas por Elver como monedas de cambio. Él es acusado por la fiscalía de ser el cabecilla de la organización criminal.

Las orquestas de música involucradas son ‘Los Potrillos de la Cumbia’ y ‘Chacalón y su Nueva Crema’. Los cantantes de ambos grupos musicales, Willy Saravia y José María Palacios, conocido como Chacalón Jr., fueron identificados por Camila como sus abusadores sexuales. Incluso, contó que José María Palacios, además de violarla, la golpeó por resistirse y hasta le inyectó droga.

MIRA: Vocalista de Los Potrillos de la Cumbia también es investigado por caso de organización dedicada a la trata de personas

Según los testimonios de las víctimas, entre ellos el de Camila, José María Palacios cumplía un rol clave dentro de la red de tratantes. Él habría captado tanto a adolescentes como a adultas a través de su página web y luego las contactaba a través de una cuenta falsa de Facebook. Les decía que serían las modelos de la publicidad de su orquesta y les pedía sus mejores fotos. Las interesadas no debían tener más de 18 años. Luego, las citaba a la casa de Elver para explotarlas sexualmente.

“(...) les preguntaba primero si alguna persona sabía que estaba con él, si la joven decía que sí, la dejaba ir pues temía ser denunciado ya que es famoso. Pero si decía que no, él mismo les decía que a cambio de dinero debían tener relaciones sexuales, para ello es que tomaba fotos desnudas y si ellas se negaban, las golpeaba”, dice la investigación judicial.

Chacalon Junior, llega a la sed de la Dirincri. Por el caso de trata de persona. Foto:César Bueno /@photo.gec
Chacalon Junior, llega a la sed de la Dirincri. Por el caso de trata de persona. Foto:César Bueno /@photo.gec

‘Lover boy’

La fiscalía ha acusado a 24 personas de integrar la presunta banda criminal de trata de personas. Todas cumplían un rol dentro de esta red, y todos los caminos que seguían siempre llegaban a Elver, el presunto líder de la organización. Otra de las modalidades de captación que utilizó esta banda es la del ‘Lover boy’. Un sujeto, identificado como Gustavo López y conocido como ‘Oso’, era el supuesto ejecutor de esta práctica.

Según los testimonios de las víctimas, ‘Oso’ las captaba enamorándolas primero y luego llevándolas a pasear en su moto. Les invitaba a comer y, una vez ganada su confianza, se las entregaba a Elver. Él las llevaba a un hotel cercano para explotarlas sexualmente. Si ponían resistencia, las golpeaban.

Las víctimas nunca estaban solas. Nanu Santos, según la investigación judicial, operaba como el cuidador de las menores, las llevaba al hotel, las custodiaba y también las violaba. Las recogía en una camioneta negra para trasladarlas desde la casa de Elver al hotel.

Otro implicado por las autoridades es Elvis Nelson quien era el chofer y seguridad de Elver y se encargaba de llevar a las adolescentes a la casa de un supuesto médico cuando ellas presentaban enfermedades de transmisión sexual.

La banda criminal estaba protegida. Las investigaciones establecen que al menos 7 policías se encargaban de cuidar a los presuntos tratantes y de avisarles de la realización de operaciones fiscales y policiales. Cuando la policía iba a aparecer, Elver escondía a las niñas en una casa ubicada en un asentamiento humano. Ahí las retenía en un cuarto repleto de camas y vigilado por una mujer. No tenían ni baño, solo un balde de plástico para que hicieran sus necesidades.

Freddy Acuache, uno de los supuestos policías investigados, además de alertar de los operativos se encargaba de avisar cuando las adolescentes eran buscadas por sus familiares. Otros de los policías, identificados como Thelmo Gutiérrez y Juan Quispe son acusados, además, de dar información falsa a los familiares para que no busquen más a las niñas. Dice la investigación, que cobraban entre S/20 y S/50 por cada vez que avisaban sobre ello. Se resalta de la acusación que todos los implicados abusaron sexualmente de las menores.

La investigación

La resolución judicial firmada por el juez Tony Solano Pérez, firmada el pasado 18 de octubre, determinó el allanamiento con descerraje de las viviendas de los involucrados en esta banda criminal de trata de personas con fines de explotación sexual.

La fiscalía especializada en trata de personas de Lima ha denunciado a Elver Navarro Mamani por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual y esclavitud sexual, en concurso real con el delito de violación sexual agravada, y en calidad de cómplice primario con violación sexual agravada de menor y coautor del delito de banda criminal en agravio de Camila y otras 7 víctimas más.

La fiscalía ha señalado que, desde el 2014 al 2018, Elver captó a menores de entre 9 meses a 17 años de edad usando violencia y amenaza, aprovechándose de su vulnerabilidad en situación de calle o por venir de hogares disfuncionales.

El 23 de octubre, la Dirintrap, la Digimid y 30 fiscales allanaron 24 inmuebles de seis distritos de Lima y Callao, así como en dos distritos de Junín. Entre ellos, las viviendas de Elver y José María Palacios.

Allanamiento de vivienda de Chacalón Jr. y varios policías. (Foto: Cesar Grados/@photo.gec)
Allanamiento de vivienda de Chacalón Jr. y varios policías. (Foto: Cesar Grados/@photo.gec)

Se incautaron una réplica de pistola, 42 teléfonos celulares, seis laptops, dos tablets, 12 USB, siete memorias micro SD, tres memorias micro USB, un microchip, dos CD, un DVR y diversos documentos de interés para el esclarecimiento del caso.

José María Palacios ha sido denunciado por los delitos de violación sexual y trata de personas con fines de esclavitud. En su página de , Palacios se defendió frente a las acusaciones que viene investigando la Fiscalía y aseguró que existe una confusión y desinformación porque no denunció a tiempo una cuenta falsa de Facebook que utilizaba su nombre. Dijo que esta cuenta se hacía pasar por él para cometer los actos ilícitos y que responderá legalmente a quienes lo están difamando.

La fiscalía también había solicitado la detención preliminar tanto de Elver como de los implicados en esta organización criminal, sin embargo, el juez negó este pedido al considerar que no se ha incluido ningún dato objetivo que evidencie que los acusados estén obstaculizando las investigaciones.

Durante la semana, tanto Elver como José María Palacios acudieron a las citaciones realizadas por personal de la Dirintrap. Fuentes de esta dirección indicaron que las diligencias continuarán la próxima semana.

*Camila estuvo retenida desde el 2014 a julio del 2017 y de agosto del 2017 a setiembre del 2018. Camila es un nombre falso usado para preservar la identidad de la víctima.

Más información

A denunciar

Quienes tengan información sobre algún caso de trata de personas o de explotación sexual pueden denunciar el hecho en cualquier comisaría.

Línea gratuita

El Mininter dispone de una línea gratuita de ayuda: 1818. Atiende las 24 horas, todos los días. La fiscalía cuenta con el WhatsApp 93948-2768.

VIDEO RECOMENDADO

Difteria: reportan largas colas durante primer día vacunación en Trujillo (VIDEO)
Difteria: reportan largas colas durante primer día vacunación en Trujillo (VIDEO)