El pleno del Congreso empezó la sesión para debatir la moción de vacancia contra Martín Vizcarra a las 10 a.m. del viernes. (Foto: Presidencia)
El pleno del Congreso empezó la sesión para debatir la moción de vacancia contra Martín Vizcarra a las 10 a.m. del viernes. (Foto: Presidencia)
Pedro Ortiz Bisso

Acaso lo más relevante de la larguísima e innecesaria jornada vivida ayer en el Palacio Legislativo ha sido comprobar –a veces con indignación, otras hasta con asco- el esfuerzo que hace este Congreso por superar los atropellos y disparates que caracterizaron a su antecesor.

Parecía imposible siquiera imaginar que pudieran igualar el nivel alcanzado por el Parlamento que nos entregaron las señoras Bartra y Beteta o los señores Becerril, Mulder y Olaechea, entre otros integrantes de ese inolvidable ‘team’. Sin embargo, el entusiasmo que muestran en cada uno de sus actos los señores Chehade, Urresti, Luna, Meléndez o la señora García permite prever que esa altísima valla muy pronto será superada.

“Pato… pato rengo”, “Shakiros'”, “revisen los memes”, “cómo un presidente va a dejar que una secretaria le hable de tú”, “muerto viviente”, “discapacitado moralmente”, fueron algunas de las alturadas expresiones utilizadas por los parlamentarios durante el debate por la vacancia presidencial.

Sin embargo, ninguna de ellas se compara con la que soltó César Gonzales, representante de Somos Perú, el movimiento municipalista que fundara Alberto Andrade Carmona:

“[…] gracias a esta moción de vacancia la pandemia ha bajado sin que el gobierno haya movido un dedo más”.

Con esos argumentos querían vacar al presidente de la República. Vergonzoso.

TAGS RELACIONADOS