Álvaro Urquijo, vocalista de la banda Los Secretos
Álvaro Urquijo, vocalista de la banda Los Secretos
Carlos Oré Arroyo

Periodista

La música de Los Secretos se ha venido consolidando a lo largo de casi 40 años, y a pesar de la difícil competencia que ha venido apareciendo en el camino, se ha mantenido vigente en el recuerdo de varios de sus primeros seguidores, así como de sus hijas e hijos. Este viernes la banda española se reencontrará con su público peruano después de dos años.

—¿Cómo han trabajado esta nueva entrega?

Los Secretos es una banda de larga carrera y hemos hecho de todo en nuestros discos, pero al enfrentarnos a un nuevo trabajo buscamos liberar nuestras mentes. No queremos ningún tipo de influencias de un mercado que cada vez es más difuso, no pensamos en emisoras de radio ni redes sociales, sino que hacemos el trabajo que humildemente nos gusta y que realmente quisiéramos escuchar. Poco a poco vamos armando nuestras versiones y las vamos uniendo, viendo qué nos gusta y qué no. Nunca pensamos “queremos hacer un nuevo disco”, sino que decimos: “Estas son las canciones que deseamos hacer”.


—¿Qué deben tener tus canciones para sentirte satisfecho?

Tengo un gusto muy claro. Me gustan los vocalistas que interpretan bien, que tienen matices y carácter. Me gustan las guitarras brillantes con mucho color, los tiempos medios, melodías bonitas y letras que puedan encajar poéticamente dentro de la línea melódica.


—¿Crees que las producciones musicales de hoy se preocupan de eso?

La música consumida masivamente hoy no me da ese tipo de información, cada vez se oyen menos guitarras en los discos y cada vez más la voz se va convirtiendo en una cosa más instrumental porque se fía de las tecnologías de edición. Tal vez por mi edad y por la información musical que recibí en los 70 y 80 pude captar esas características que otras bandas nos enseñaron a apreciar.


—¿Cómo buscan que se valore esa parte del trabajo?

Dependemos de que el público tenga en cuenta esos detalles. Nosotros hacemos nuestros discos con mucho cuidado y procuramos que sean como un cuadro donde se puede ver todo lo que hay. El sonido tiene que ser tan nítido como la imagen. Todos esos matices con los que uno trabaja y que aparecen concierto tras concierto van transformando la música. No hay presentación en la que no aprenda a cantar mejor, y mientras toco lo que cantaba de joven sigo aprendiendo y corrigiendo.


—¿Los Secretos lograron su sonido propio?

Creo que sí, y honestamente creo que tuvimos la suerte de no hacerlo investigando nuevos géneros o usando nuevas técnicas. Nosotros habíamos oído desde jóvenes mucha música y teníamos mucha información. El hecho de tener una sola guitarra eléctrica en nuestros inicios condicionó mucho la forma de tocar, lo que fue generando una marca de la banda que nuestros seguidores son capaces de reconocer con facilidad.


—¿Qué les genera su retorno a Lima?

Siempre apreciamos a quien tiene disposición de escucharnos. Nosotros siempre fuimos muy vagos y no buscamos cantar en grandes estadios y ser muy conocidos, por eso valoramos mucho el cariño de quienes disfrutan con nuestra música.

Más información:

Lugar: auditorio del colegio San Agustín. Dirección: Av. Javier Prado Este 980, San Isidro. Fecha y hora: viernes 6, 7:30 p.m.

Entradas: Teleticket.