Módulos Temas Día

Bellas Artes lanza una campaña para la recuperación de su patrimonio

Mientras Supermercados Wong  invierte en la restauración del calco de "La piedad", otras amenazadas nueve estatuas de la colección de Bellas Artes esperan por un mecenas

Llegaron a Bellas Artes en 1925, donadas por el mecenas Rafael Larco Herrera, y recibidas por el maestro Daniel Hernández, primer director de la institución. Calcos en yeso realizados a partir de las obras originales, tan icónicas como "El discóbolo" de Mirón o el "Moisés" de Michelangelo Buonarroti. Y, casi por un siglo, estas figuras en los patios de la escuela acompañaron, silenciosas, a miles de estudiantes. En las décadas recientes, muchos cuestionaron aquella inspiración clásica. Se llegó a pensar, incluso, que las réplicas no tenían mayor importancia histórica, que solo eran parte del mobiliario, recuerdos de un pasado académico y demodé.

Sin embargo, como destaca Carlos Valdez, director de Bellas Artes, el valor de una obra de arte radica en la identificación que sienta por ella su público. Y ese es el caso de ese conjunto estatutario, tan afín a todos los bellasartinos, actualmente seriamente amenazado. "Nos parecía doloroso ver el estado en que se encuentra", reconoce.

Por mucho tiempo estas piezas fueron consideradas parte del inventario general, como pueden ser los ventiladores y las sillas de la escuela. Es recién en el 2016 cuando se creó el área de Patrimonio Artístico, con especialistas que, además del registro e identificación, inscribieron este legado en el Ministerio de Cultura con el propósito de ponerlo en valor. Este renovado cuidado se enmarca en la investigación que Bellas Artes emprendió en su propia historia para conmemorar su centenario, memoria recogida en un notable libro y profundizada con el ordenamiento de sus archivos, y la realización de charlas y encuentros con el fin de recuperar la identidad de la institución. "En las últimas décadas, Bellas Artes sufrió diferentes crisis que provocaron un cierto abandono. Por ello, para recuperar el rumbo de la escuela, había que hurgar en su historia, así como interesarnos en su patrimonio material e inmaterial", explica su director.

SALVAR A LOS CLÁSICOS
Se calcula en S/30 mil la inversión que demandará intervenir en cada una de las diez piezas detectadas por Bellas Artes como las de mayor daño. "Un original del Renacimiento italiano está hecho en mármol blanco de Carrara. Un calco como el que tenemos nosotros está realizado en yeso, con un esqueleto de fierro. Con tantos años expuestos a la intemperie, el metal se ha ido oxidando, y ello ha afectado a la masa de yeso. Hay piezas maltratadas y fracturadas, que demandan un trabajo muy especializado", explica Valdez. Incluso las bases de madera de las esculturas están afectadas, por lo que moverlas será un problema: el mismo peso de las obras atenta contra su integridad estructural. La institución considera que cada pieza tomará dos meses de trabajo dedicado, a cargo de restauradores y escultores especializados en figura humana.

Entre las piezas amenazadas destacan los calcos de obras griegas como el "Apolo Antinoo" y el "Apolo en reposo"; las figuras del frontón del Partenón; el clásico "Laocoonte y sus hijos" esculpido por los maestros de la Escuela de Rodas Agesandro, Atenodoro y Polidoro. Asimismo, del período renacentista, están icónicas esculturas de Miguel Ángel como "La aurora" y "La noche", esculpidas para la capilla Médici en Florencia, o las fundamentales "Moisés" o "La piedad", esta última restaurada gracias al apoyo de Supermercados Wong. "Esta empresa privada se ha identificado con una de las obras más icónicas del Renacimiento y de nuestra colección", destaca Valdez.

Por su parte, Mario Campodónico, gerente general de Cencosud Perú división supermercados, añade: "Como parte de nuestro compromiso con la cultura, continuaremos desarrollando acciones que pongan en valor distintas propuestas artísticas. En la actualidad contamos con proyectos a largo plazo de la mano de la organización Art Lima, con quienes venimos trabajando desde abril de este año".

Con la restauración de "La piedad”, empezará en Bellas Artes un ciclo dedicado a la recuperación de su patrimonio artístico con ayuda del sector privado. "Nos alegra que empresas como Supermercados Wong puedan confiar en nuestra institución. El trabajo del área de Patrimonio Artístico, coordinado con el Ministerio de Cultura, valdrá la pena. Y para los egresados que por mucho tiempo vieron estas piezas, será sin duda un acto motivador, una muestra de que se puede trabajar por el patrimonio de Bellas Artes", añade Valdez, quien espera ver culminada esta restauración en los próximos dos años.

MUESTRA FOTOGRÁFICA IDENTIFICA LAS ESTATUAS DE BELLAS ARTES QUE URGE RESTAURAR
Una excelente plataforma para sensibilizar al público sobre la urgente restauración del conjunto estatutario de Bellas Artes resulta la Plazoleta Bellas Artes, montada por primera vez en el Expovino de Wong, el evento enológico más grande del país. Hasta hoy, en los Domos Art de la Costa Verde, junto a los 80 stands de vinos, espumantes, destilados y pisco, se presentan a manera de instalación escultórica las imágenes de las obras de esta colección, fotografiadas por Sergio Fernández.

Campodónico señala: "Es un orgullo para nosotros formar parte del plan de conservación de las esculturas de la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú. En Wong constantemente buscamos que nuestras acciones agreguen valor en la sociedad. Es por ello que estamos comprometidos con la promoción del arte y de la cultura. Así surge el mecenazgo a la escuela con la restauración del calco 'La piedad', réplica exacta de la escultura de Miguel Ángel".


Tags Relacionados:

Bellas Artes

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada