(Foto: Archivo El Comercio)
(Foto: Archivo El Comercio)
Carlos Oré Arroyo

Periodista

carlos.ore@comercio.com.pe

La designación de Jorge Ortiz Sotelo como Jefe institucional del Archivo General de la Nación, no solo fue atípica, ya que se realizó en medio de una pandemia, sino que sucedió semanas antes de la renuncia de Sonia Guillén al Ministerio de Cultura. Hasta el momento de esta entrevista, el nuevo director del AGN no había tenido oportunidad de visitar las instalaciones de la institución y se enfrentaba a recortes presupuestales que afectarían algunos proyectos. La inesperada propagación del no ha hecho más que recrudecer la situación de una institución que empieza a cobrar mayor notoriedad a medida que nos acercamos al bicentenario de nuestra independencia.

Jorge Ortiz Sotelo asumió la jefatura institucional del Archivo General de la Nación (AGN) el 17 de abril en medio de una emergencia sanitaria. (Foto: Andina / Difusión)
Jorge Ortiz Sotelo asumió la jefatura institucional del Archivo General de la Nación (AGN) el 17 de abril en medio de una emergencia sanitaria. (Foto: Andina / Difusión)

Estamos a puertas del bicentenario y pareciera que el Archivo General de la Nación (AGN) solo ha logrado generar un fuerte vínculo con los académicos y no con las población del día a día. ¿Existe algún plan con el fin de revertir esta situación?

Hemos iniciado un microprograma que se llama "El documento del mes" centrado en presentar documentación referida a la independencia. Hemos estado presentando documentos del archivo en nuestras redes sociales.

Pero lo cierto es que no todos los peruanos tienen acceso a las redes sociales. ¿Tienen en cuenta otra vía?

Estamos en conversaciones con IRTP para hacer uso de TvPerú y presentar algunas entrevistas que hemos tenido. Creo que el medio más eficiente es Radio Nacional pues tiene un importante alcance. Estamos tratando de armar una propuesta de comunicación que pueda difundir el material que tienen los archivos, no solo el Archivo General de la Nación, sino también todos los archivos que conservan información referida a la independencia.

Uno de los 6 escáneres con los cuales el Archivo General de la Nación busca acelerar el proceso de digitalización de los documentos que reúne. (Foto: Anthony Niño de Guzmán/El Comercio)
Uno de los 6 escáneres con los cuales el Archivo General de la Nación busca acelerar el proceso de digitalización de los documentos que reúne. (Foto: Anthony Niño de Guzmán/El Comercio)

Usted ha asumido la dirección del AGN hace poco y ha encontrado a una institución envuelta en escándalos a partir de la pérdida de documentación importante. ¿Cómo pretende evitar que esto vuelva a suceder?

Yo he asumido la jefatura del archivo el 17 de abril, en medio de la pandemia, con las instalaciones cerradas y con temas en las que también está involucrada la Fiscalía de la Nación. Todo está en suspenso en este momento. El gran problema que tiene el archivo es que sus instalaciones no son seguras. De los cinco locales, tres son archivos: el histórico que tiene la parte colonial y la republicana, el notarial y el intermedio que está en Pueblo Libre. La parte republicana que se encuentra en el sótano del Palacio de Justicia (PJ) es enorme, tiene cerca de mil metro lineales de documentación y el gran problema es que solo el 30% está inventariado. Esto no es culpa de gestiones anteriores, sino un tema que data de muchísimo tiempo atrás. La cantidad de documentación es enorme y la cantidad de personal es ínfima. Además, al estar en el sótano del palacio tenemos tuberías de agua y desague que pasan por los repositorios.

Se había anunciado la construcción de un nuevo local para el AGN que iba a simbolizar una inversión de S/. 182 millones y que estaría lista para el 2021. ¿Cuál es el estado de ese proyecto?

Está en marcha y está en manos del Ministerio de Cultura, no del AGN. Entiendo que iba a entrar a la frase de preparación de expediente y que la buena pro, o algo por el estilo, debía darse el 17 de marzo. Todo esto ha quedado en suspenso y se retomará una vez terminado el aislamiento social obligatoria. Calculo que serán 8 meses el tiempo que se tomará para elaborar un expediente técnico. Luego se podrá hacer la licitación para la construcción y equipamiento del edificio.

En el sótano de Palacio de Justicia, se almacenan unos 17 mil metros lineales de documentos históricos.El AGN no cuenta con otro lugar para almacenar estos archivos (Foto: Anthony Niño de Guzmán/El Comercio)
En el sótano de Palacio de Justicia, se almacenan unos 17 mil metros lineales de documentos históricos.El AGN no cuenta con otro lugar para almacenar estos archivos (Foto: Anthony Niño de Guzmán/El Comercio)

Definitivamente ese proyecto no estará listo el 2021 como se había enunciado.

No, es imposible. La idea es que este edificio se construya y se haga bien. El próximo año recién debería iniciarse la obra y estaría lista el 2024, el bicentenario de la batalla de Ayacucho. Existe un plan de contingencia que implica el desplazamiento de los repositorios a un solo local mientras dure la construcción, excepto el archivo que se encuentra en Palacio de Justicia porque hay que inventariar antes de cualquier intento de cambio de lugar.

Imagino que una de los más importantes proyectos de su gestión es cumplir con ese inventariado.

Lo que hace falta es lo de siempre: plata y más plata. Uno no saca gente de los árboles y lamentablemente en la situación actual todo el sector público ha sufrido un recorte por la crisis. Tenemos un problema complejo. Mientras tanto estamos poniéndole mucho énfasis en la virtualización de los servicios y todo lo que ya se encuentra digitalizado ponerlo a disposición de los usuarios.

(Foto: Anthony Niño de Guzmán/El Comercio)
(Foto: Anthony Niño de Guzmán/El Comercio)

¿Se ha hecho algún estudio para conocer cuál es la inversión necesaria para completar el inventariado del archivo de PJ?

Tengo entendido que ese inventariado debe demandar por lo menos tres años de trabajo y se necesitaría por lo menos cuarenta personas. La inversión giraba alrededor de un millón de soles, pero no puedo darle la cifra exacta. Lo que sí se necesita es contratar más personal porque la cantidad de trabajadores con la que cuenta el AGN no se da abasto.

Al mencionar las contrataciones, imagino que se refiere a aquellos que se han preparado en la Escuela Nacional de Archivística (ENA).

Claro, entendamos que hay dos etapas. Primero el inventario de los diez mil metro lineales y la siguiente etapa es catalogarlo; es decir, abrir los paquetes y revisar documento por documento y determinar qué cosa es, lo cual puede tomar muchísimo más tiempo que el inventariado. No conocer lo que tenemos da pie a que puedan perderse documentos. Hay que poner orden y esto requiere recursos. Una de las cosas que deseo hacer ni bien se restablezca el personal es hacer una auditoría de seguridad para lo cual requeriré apoyo, si es necesario se convocará al sector privado.

El material histórico y notarial del Archivo General de la Nación alcanza en su totalidad unos 30 mil metros lineales. Cuenta con documentos firmados por Jose de San Martín, Miguel Grau, Hipólito Unanue, entre otros. (Foto: Anthony Niño de Guzmán/El Comercio)
El material histórico y notarial del Archivo General de la Nación alcanza en su totalidad unos 30 mil metros lineales. Cuenta con documentos firmados por Jose de San Martín, Miguel Grau, Hipólito Unanue, entre otros. (Foto: Anthony Niño de Guzmán/El Comercio)

Luego de el choque económico que venimos sufriendo, ¿cómo ha variado el presupuesto del AGN?

El presupuesto que tuvimos inicialmente rodeaba los S/. 13 millones, de los cuales once provenían del tesoro público y el resto de lo que nosotros generábamos. Como hemos estado detenidos, obviamente la generación de recursos propios se ha visto afectada y los recortes que hemos tenido simboliza el 31% de nuestro presupuesto original. Nos hemos quedado muy limitados y hemos iniciado las peticiones para que se reconsidere esa medida.

¿Cuál es la situación del archivo que se genera día a día desde el Estado? Me pongo a pensar en las bibliotecas presidenciales que se construyen en los Estados Unidos.

Claro, al finalizar cada mandato los presidentes estadounidenses constituyen una biblioteca donde se guardan sus los documentos que ha generado como persona, independientemente de los documentos públicos, y terminan en los Archivos Nacionales. Acá eso lo veo muy complicado y en este momento no creo que sea mi prioridad. Ahora lo importante es la seguridad de lo que tenemos. ¿Cómo podríamos crear más cosas si lo que ya tenemos no lo podemos cuidar? El tema del inventario es fundamental. El AGN necesita cambiar para preservar sus documentos y virar hacia una plataforma más digital donde se pueda garantizar su seguridad. Eso es, sin duda alguna, una transformación sustantiva.