El nuevo reto del MALI
El nuevo reto del MALI
Liliana Michelena

La creación artística nacional nunca se detiene, y los espacios dedicados a su exposición tienen que adaptarse. Pasado el entusiasmo de la última expansión, que le permitiera alojar parte de nuestro acervo de manera permanente, el (MALI) tiene entre sus planes más obras que conecten sus colecciones con el lugar que lo aloja. Desde el próximo 2 de mayo, el MALI lanzará un concurso abierto a arquitectos profesionales con la idea de recibir propuestas de crecimiento subterráneo y tender puentes hacia el público que circula por la ciudad.

“La segunda planta nos quedó corta para una visión panorámica del arte en el Perú, que llega muy apretadamente hasta la década de los 60 del siglo XX, cuando una de las partes más importantes de la colección de este museo es la parte contemporánea”, explica la directora del MALI, Natalia Majluf. Durante la última década, una decena de curadores peruanos y extranjeros han contribuido a perfilar una colección de más de mil obras internacionales desde una mirada nacional. Colección que, por ahora, solo sale de los depósitos para préstamos a exposiciones temporales.

Además del proyecto de crecimiento hacia el subsuelo, los encargados del museo han visto en el concurso una oportunidad para mejorar la relación del museo con su entorno. “Hemos incorporado en los alcances de las bases el diseño de una plaza que ligue al MALI con el parque y con la ciudad circundante”, cuenta Gary Legget, director del concurso. “Pensamos en esa plaza no solo como un espacio pú- blico, sino como un lugar donde se pueda exhibir o hacer instalaciones de arte y arquitectura”.

EJE CULTURAL
Proyectado como uno de los puntos mejor conectados de la ciudad en los próximos años–con las estaciones del Metropolitano y las líneas 2 y 3 del metro de Lima– el museo debería estar mejor integrado a sus alrededores cuando se acerque el bicentenario. “Ahora es una aventura cruzar Paseo Colón”, reconoce Majluf. “Todos los actores involucrados tendremos que empezar a pensar cómo mejorar la calidad del recorrido peatonal. Este proyecto puede ser el inicio de un recorrido por el Centro Histórico, el gran patrimonio menospreciado de la ciudad”.

Los próximos desarrollos también pretenden abrir la experiencia del arte contemporáneo al público en general, desplegado en las vitrinas de la estación del tren o en la plaza adjunta al museo.

“Creo que el arte contemporáneo puede ser bastante más fácil para el público de lo que uno se imagina”, agrega la directora. “El problema es que muchos de los espacios donde hoy se exhibe arte contemporáneo no son públicos ni tan accesibles”

Esa es la misión y el desafío.

El concurso se lanzará oficialmente el 2 de mayo. Será una convocatoria abierta y anónima para arquitectos peruanos y extranjeros, quienes podrán enviar sus propuestas hasta el 30 de junio.

Las inscripciones al concurso se podrán hacer a través de la web: /.

TAGS RELACIONADOS