Un hombre de negocios británico ha sido informado que un cuadro por el que pagó unas 100.000 libras esterlinas (unos US$150.000) será destruido por tratarse de una falsificación.

El hombre es Martin Lang, un empresario inmobiliario de la región británica de Leeds de 63 años, y el cuadro es un Chagall, bueno, en realidad tal vez no lo sea.

En 1992, Lang adquirió lo que él pensaba era un trabajo original de , el vanguardista del modernismo que nació en Bielorrusia en 1887.

Pero el empresario decidió llevar su cuadro a un programa de la BBC, para comprobar que se trataba de una obra verdadera.

La única forma de estar seguro de la autenticidad del cuadro, un desnudo femenino que habría sido pintado entre 1909 y 1910, era enviar la obra al Comité Chagall, en (el pintor murió hace casi 30 años en Francia).

La respuesta del comité fue, primero, que se trataba de una falsificación, y, segundo, que bajo la ley francesa la pintura debía ser destruida.

La decisión ha sido criticada como "extrema, inapropiada y matona".

Philip Mould, el experto en arte del programa de la BBC, recordó que decisiones sobre la autenticidad o falsedad de una obra pueden cambiar en el futuro gracias a la ciencia moderna y la tecnología.

"Por eso me parece grandilocuente hasta el extremo asumir que su decisión será correcta por siempre", dijo Mould y añadió: "Es antiacadémico".

"Ruleta rusa"

El Comité Chagall está regido por sus nietos, con el objetivo de proteger la reputación del autor en el mundo artístico.

"No tenía ni idea de que alguien podía tomar una decisión tan draconiana", ha dicho Lang de la respuesta que llegó de París.

"Ellos dicen que intentan combatir las falsificaciones pero yo creo que esto tenderá el efecto contrario: gente honesta como yo no va a querer verificar la autenticidad de una obra".

La conductora del programa de la BBC, Fiona Bruce, añadió que "una decisión así obliga al dueño de una obra a jugar una suerte de ruleta rusa con sus preciosas piezas de arte".

"La única forma que Martin tenía de autenticar el cuadro era el Comité Chagall, no había otra opción, pero nunca le dijeron que si no les gustaba la apariencia del cuadro lo iban a quemar".

Para la conductora, será muy difícil que en el futuro alguien se acerque al comité para consultar sobre una obra "si van a reaccionar así".

Lang le ha pedido al comité que marque el cuadro como una falsificación, pero que se lo regrese o le entregue una garantía de que será rembolsado en caso de que en el futuro se crea que se trata de una obra genuina.

Todavía espera una respuesta.

TAGS RELACIONADOS