¿Por qué "12 años de esclavitud" es favorita a ganar el Oscar?
¿Por qué "12 años de esclavitud" es favorita a ganar el Oscar?
Redacción EC

WALTER DE LA TORRE

” es el retrato más honesto del salvaje mundo esclavista. Si nos dejó insatisfechos con su tratamiento efectista en “”, apela a un relato sobrio, tan auténtico como desgarrador, de la tortuosa vida de Solomon Northup en los oscuros días de la Norteamérica del siglo XIX.

Quizás ese sea el acierto más destacado del director británico, que sobre la base de un personaje oprimido, cimenta una historia contada con la naturalidad del artista que no necesita 'sensacionalizar' para cautivar a su público. McQueen no recurre al efectismo visual en busca de la lágrima fácil. Ni exagera los roles para concientizar o deplorar los maltratos del racismo. Simplemente narra los hechos con dureza porque el guion exige un tratamiento sin complacencias ni sentimentalismos, como suele ocurrir en los filmes que abordan esta temática. 

Es por ello que el sadismo de amo a esclavo se digiere con un nudo en la garganta, pero sin elementos manipuladores que nos lleven al llanto o a la compasión. El sometimiento y la tortura de blancos a negros nos constriñen a partir de las notables interpretaciones y del libre devenir del relato. despelleja a , y nos salpica el horror de la época, apoyado en una correcta ambientación y en un gran reparto, en el que Lupita Nyong’o brilla (y sufre) como ninguno.

Estos son algunos de los argumentos que han llevado a "12 años de esclavitud" a ganar los Satellite Awards, el , los Critic’s Choice y los premios a mejor película. En su ruta al Oscar 2014, es evidente que la cinta de McQueen aventaja a , y ""; sus principales contendoras al.

A diferencia del planteamiento de nuestra gran favorita, "El Lobo de Wall Street" de cae en artilugios sensacionalistas y expone situaciones caricaturescas propias de un guion exacerbado por el descontrol que se vivía en el Wall Street de los 90. El papel de  es contundente, pero la cinta satura con sus reiterados excesos y sus escenas plagadas de prostitutas y cocainómanos celebrándose a sí mismos. 

'Escándalo americano' tampoco llega a cuajar como una gran película. Su argumento tragicómico tarda en engancharnos, y por ratos es hasta confuso. Tiene, al igual que el Lobo, formidables actuaciones y grandes momentos individuales, pero no logran consolidar el producto como una gran obra. 

'Gravedad', finalmente, es más una amenaza de a Steve McQueen en la lucha por la estatuilla a mejor director, dada su maravillosa realización de la aventura espacial que relata. Parece estar destinada a arrasar con los premios cinematográficos a los que está nominada (mejor montaje, fotografía, sonido y efectos visuales); excepto el de mejor película. Ese está reservado para "la cinta con temática de esclavitud que Estados Unidos le debe a su audiencia".