Crítica de cine: la cruda batalla en "El sobreviviente"
Crítica de cine: la cruda batalla en "El sobreviviente"
Redacción EC

“El sobreviviente” es una de esas cintas que se justifican por una parte de ellas. La película dura dos horas, pero no todo el rato es pareja e igual de interesante. Tiene altos y bajos, momentos buenos mezclados con situaciones bastante flojas, sobre todo en su parte final. Pero sus puntos altos son bien altos.

La película es, básicamente, la historia de cuatro hombres que tienen sobrevivir a un ataque de más de 100 personas. Cuatro militares estadounidenses deben aguantar el ataque de unos talibanes en la zona más agreste posible de . Lo que se ve es una batalla inmisericorde, dura, salvaje, de esas que parecen imposibles de aguantar.

Lo que importa de la cinta es su parte central, aquella que muestra el ataque y resistencia de los militares. Se nota que Peter Berg, el director, conoce bien el cine de su país y no tiene miedo a jugar con referentes. Por eso, los ecos del western se sienten no solo en el paisaje en el que se desarrolla la cinta, sino en la idea de unos villanos silenciosos que están ahí, escondidos en el paraje, pero siempre observando y dispuestos a atacar. Berg nos va introduciendo a la acción un poco de la manera en la que se construían las cintas del oeste: al indio muchas veces no se lo veía, pero su presencia estaba ahí, expectante, lo que generaba aún más tensión. El western respira en “El sobreviviente”.

.