Festival Al Este de Lima: una mirada a los filmes que veremos
Festival Al Este de Lima: una mirada a los filmes que veremos
Redacción EC

RODRIGO BEDOYA FORNO

Este es el momento de mirar hacia Europa del Este. O, mejor dicho, al cine de esa zona del continente viejo, que parece tan convulsionada hoy: tan solo es cosa de prender el noticiero y ver lo que ocurre en Ucrania para darse cuenta de que estamos ante un lugar cuyas heridas aún no han terminado de sanar. Las guerras, las divisiones, la Unión Soviética: todos son elementos históricos que han dejado una marca compleja en las sociedades de muchos de estos países.

Y el cine hace visible esa marca. Porque lo importante es mantener el dedo en la llaga para que los problemas se discutan y se analicen. Muchas de las cintas que componen el Festival Al Este de Lima, cuyas exhibiciones para el público comenzaron ayer, ponen el dedo en la llaga. Y lo hacen de forma original, apasionante, mostrándonos un panorama no solo político, sino también lleno de buen cine. El ‘paladar’ cinéfilo debe estar listo para la propuesta.

LA COMPETENCIA
Mucho de lo que hemos explicado se refleja en la competencia oficial del certamen. “Círculos”, del serbio Srdan Golubovic (que visita nuestro país como parte del festival) es un buen ejemplo de ello: la cinta comienza mostrándonos cómo un soldado serbio le salva la vida a un vendedor musulmán que está siendo agredido por otros militares serbios durante la guerra en ese país, en 1993. Diez años después, vemos cómo las heridas de ese conflicto siguen abiertas a través de diversos personajes que tuvieron que ver, indirectamente, con el hecho.

“Ida”, cinta polaca de Pawel Pawlikowski, explora un tiempo más lejano, la Polonia de los años 60, a través de la historia de una joven a punto de convertirse en monja que visita a su tía, jueza asociada con el régimen estalinista y la única familiar que le queda. Ambas comienzan un viaje para buscar los cuerpos de los padres de la joven, que fueron asesinados por judíos durante la invasión nazi a Polonia. Los fantasmas de una historia trágica están ahí, penando el presente de la ficción y, por qué no, el presente de la realidad.

Y así podemos tomar otros ejemplos: la húngara “El gran cuaderno” nos muestra los efectos de la Segunda Guerra Mundial en dos jóvenes; la georgiana “En flor” es sobre los problemas de una nación como Georgia tras su independencia de la URSS; y la eslovaca “Mi perro Killer” mira, de frente, un tema que está dominando a muchos países salidos de la Unión Soviética y que hoy buscan, de alguna manera, acercarse a la Unión Europea: el fascismo y la aparición de los ‘skinheads’. Todas las cintas mencionadas son aquellas que más recomendadas vienen por la crítica, y casi todas han tenido un impecable paso por festivales.

MIRADA A LA REALIDAD
Los documentales son otra forma de acercarse a la realidad de los países de Europa del Este. Y, por eso, el festival propone una oferta atractiva de ese tipo de cine. Como para estar muy atentos: “Campo santo, guerra santa”, de Lech Kowalski, que explora cómo las grandes corporaciones contaminan la tierra de Polonia, y “Crulic”, extraña mezcla de documental y ficción que cuenta la historia real de un hombre acusado injustamente de robarle la billetera a un alto mando de la Iglesia polaca.

PRESENTACIONES ESPECIALES
Atentos a lo que tienen que ofrecer las retrospectivas, sobre todo la de Jan Svankmayer (ver al lado). Pero también vale la pena revisar las dos cintas de Sergei Paradjanov, uno de los cineastas soviéticos más importantes, maltratado en su propio país tanto por su vida personal (era homosexual) como por su estilo cinematográfico. “El color de la granada” y “Los corceles de fuego” son  imperdibles.

También lo es “Las margaritas”, de Vera Chytilová, una de las más importantes cineastas checas, y cuyo estilo irreverente causó furor en los años 60.

Dentro de las presentaciones recientes, imprescindible resulta “Walesa, la esperanza de un pueblo”, de Andrzej Wajda, sobre el líder del movimiento Solidaridad. Y, por supuesto, no hay que perderse “La postura del hijo”, cinta rumana que se llevó el premio principal del Festival de Berlín el año pasado y que muestra la excelente salud de la que goza el cine rumano.

Europa del Este nos quiere hablar. Nos quiere hablar de su realidad, de sus fantasmas, de sus intentos por salir adelante como región. Y, para eso, usa la fuerza de la ficción, del documental y de la animación. Un panorama muy variado para un festival que promete delinearnos un contexto social preciso. Pero, sobre todo, mucho pero mucho buen cine. Solo queda disfrutar.

SALAS DE PROYECCIÓN

CINEARTE UVK LARCOMAR
Centro comercial Larcomar. Entrada general: 13,50 soles.

MALI
Parque de la Exposición. Adultos: 6 soles. Estudiantes: 4 soles.

SALA ARMANDO ROBLES GODOY
Museo de la Nación, San Borja.

ALIANZA FRANCESA SEDE MIRAFLORES
Av. Arequipa 4595, Miraflores.

AUDITORIO DE PETRO-PERÚ
Av. Canaval y Moreyra 150, San Isidro.

CENTRO CULTURAL DE ESPAÑA
Jr. Natalio Sánchez 181, Lima.

ICPNA SEDE CENTRO
Jr. Cusco 446, Lima.

INSTITUTO GOETHE
Jr. Nasca 722, Jesús María.