El actor Tom Cruise con su Globo de Oro a Mejor actor por "Magnolia" (1999). La estrella de cine recientemente devolvió tres galardones a la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood en protesta a su falta de diversidad. (Foto: Vince Bucci/ AFP)
El actor Tom Cruise con su Globo de Oro a Mejor actor por "Magnolia" (1999). La estrella de cine recientemente devolvió tres galardones a la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood en protesta a su falta de diversidad. (Foto: Vince Bucci/ AFP)
Juan Luis  Del Campo

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA por sus siglas en inglés) está acostumbra a otorgar los trofeos del Globo de Oro, no a recibirlos. Pero la mañana del lunes le llegó un paquete inusual, conteniendo tres estatuillas que conmemoraban a por sus interpretaciones en las películas “Born on the Fourth of July” (1989), “Jerry Maguire” (1996) y “Magnolia” (1999), que la estrella había devuelto en una escalada de las protestas que la meca del cine realiza contra la organización encargada de una de las premiaciones más importantes relacionadas a la industria cinematográfica, ahora en el ojo de la tormenta en medio de acusaciones de falta de diversidad.

MIRA: Golden Globes: Scarlett Johansson pide boicotear a la premiación si no hay “reformas fundamentales”

Primer acto

Han sido unos meses difíciles para el HFPA, un grupo de menos de 90 periodistas cuyo control sobre uno de los premios más prestigiosos del mundo del cine, posicionado estratégicamente en la antesala del Oscar, les otorga un acceso privilegiado con la élite de Hollywood. Viajes a locaciones exóticas, estadías en hoteles cinco estrellas, visitas a los sets de filmación y entrevistas exclusivas con los actores más buscados del medio son algunos de los beneficios con los que sus miembros cuentan. Pero su reciente caída en desgracia pone el futuro de la organización, fundada en 1943, en duda.

Todo comenzó con una serie de artículos publicados el 21 de febrero que no solo detallaron algunas cuestionables prácticas financieras dentro de la organización, sino también el hecho que en los últimos 20 años el HFPA no había tenido ningún miembro de ascendencia africana. Este último dato, además del hecho que los Globos de Oro ignoraron varias películas dirigidas y actuadas por afrodescendientes en sus nominaciones, se convirtió en un foco de críticas en la industria, golpeada por campañas de protesta por la falta de diversidad como #OscarSoWhite en 2015.

Las críticas de celebridades como Ava DuVernay, Viola Davis, Jane Fonda y Judd Apatow, así como del movimiento Time’s Up, llevaron a que el HFPA aceptara que debía realizar cambios, compromiso que volvieron a realizar durante la gala de los Globos de Oro el 28 de febrero.

En medio de la gala, el presidente del HFPA, Ali Sar, salió al escenario y prometió “un futuro más inclusivo” para la organización. A su lado estaban Helen Hoehne y Meher Tatna, esta última una periodista nacida en Bombay que se convirtió .

Debemos asegurarnos que todos, de todas las comunidades menos representadas, consigan un asiento en nuestra mesa, y vamos a lograr que ocurra”, afirmó Tatna, quien fue presidenta del HFPA entre 2018 y 2019. La organización prometió posteriormente revelar las medidas que tomará para diversificar su membresía para el 6 de mayo.

Pero ahí no terminaron sus problemas.

Segundo acto

, un grupo de más de 100 empresas de relaciones públicas al servicio de las principales figuras de Hollywood firmaron una carta en la que sostenían que estaban recomendando a sus clientes no trabajar con la HFPA hasta que la asociación empiece a reformarse, aumentando la presión sobre la organización.

El 20 de abril un nuevo escándalo hizo temblar al HFPA . Miembro de la organización por 44 años - y a la cabeza de la misma por ocho-, el periodista sudafricano envió un correo electrónico a otros miembros del grupo donde calificaba a Black Lives Matter de fomentar el odio y el racismo, además de despotricar contra uno de sus fundadores, Patrisse Cullors. Berk, quien había sobrevivido varias controversias, incluyendo una acusación de acoso sexual por parte del actor Brendan Fraser en 2018, fue finalmente expulsado de la asociación, aunque el daño ya estaba hecho.

En medio de esta nueva lluvia de críticas llegaron los anunciados cambios al HFPA. Aprobada unánimemente, la hoja de ruta publicada el 6 de mayo propone sumar 20 nuevos miembros en 2021, con el objetivo de aumentar en un 50% el total de sus miembros en 18 meses, priorizando a candidatos de grupos poco representados. El HFPA también se comprometió a publicar sus códigos de conducta e implementar nuevas políticas respecto a los regalos y viajes recibidos por parte de los estudios, como manera de transparentar sus operaciones.

Tercer acto

Pero los cambios no fueron considerados suficientes por Hollywood. Antes del acto de Tom Cruise, el actor fue uno de los primeros en criticar públicamente los cambios por no hacer lo suficiente y afirmó que, como un reciente ganador del Globo de Oro, “no se podía sentir orgulloso ni contento de recibir este premio”.

A su voz se le unió la de su coestrella de Avengers, Scarlett Johansson, quien el 8 de mayo publicó una declaración en la que pidió a la industria del cine “hasta que haya una reforma fundamental dentro de la organización”. La actriz se quejó que ciertos miembros de la asociación le han realizado “preguntas y comentarios que lindaban con el acoso sexual” y señaló que el HFPA “fue legitimado por gente como Harvey Weinstein - el poderoso productor caído en desgracia en medio de escándalos sexuales- para conseguir el impulso necesario para un reconocimiento por la Academia”.

Dos pesos pesados del mundo del streaming también se unieron al boicot, con el CEO de Ted Sarandos y la cabeza de Amazon Studios, Jennifer Salke, soltando comunicados donde afirmaban que no trabajarán con el HFPA hasta que hayan “cambios significativos”.

Pero el verdadero golpe para la organización vino de su socio de décadas NBC. El canal propiedad de Comcast anunció el 10 de mayo que , la primera interrupción desde que la gala se mudó a la cadena en 1996. NBC al menos les lanzó un salvavidas a la HFPA, señalando que dejaba abierta la posibilidad de que la ceremonia volviera en 2023 si la asociación sigue su hoja de ruta y hay una “reforma significativa” en su interior. Por supuesto, la verdadera pregunta no es solo cuántos estarán dispuestos a ver la ceremonia, sino quiénes estarán dispuestos a asistir a ella. Y con la élite de Hollywood rechazando el desprestigiado premio, su relevancia está en el momento más precario de las últimas décadas.

VIDEO RECOMENDADO

Zack Snyder habla de "Army of the Dead" con El Comercio
El director de “El ejército de los muertos” da detalles de su nuevo filme para Netflix, a estrenarse el 21 de mayo. También conversamos con su protagonista, Dave Bautista.

TE PUEDE INTERESAR