Nuevos matices adquiere el límite entre EE.UU. y México bajo el gobierno de Donald Trump. Ahí está el drama de los más de 2.300 niños y adolescentes, en su mayoría de Centroamérica, que fueron separados de sus familias por intentar ingresar ilegalmente a EE.UU. En la prensa y los noticieros apareció el título de "campo de concentración para niños". Trump acusó a sus opositores de difundir "falsas historias de tristeza y duelo". ¿Quién tiene la verdad en la era de la posverdad?

El cine ha aprovechado largamente esos calvarios entre el norte y el sur. ¿Miserabilismo de exportación, narraciones truculentas o retrato legítimo de la realidad? Hay de todo, y el narcotráfico ha enarbolado un subgénero. "Sicario 2: el día del soldado", película dirigida por Stefano Sollima que llega el jueves a los cines locales, pertenece a este rubro. Su argumento es tremendo: se sospecha de que los carteles de drogas mexicanos de la frontera están ayudando a terroristas islámicos a infiltrarse en EE.UU. Dos expertos (Benicio del Toro y Josh Brolin) unen sus esfuerzos para lidiar con esta situación. En medio del thriller, uno de ellos establece un lazo con la hija de un capo de la droga (interpretada por , encantadora actriz estadounidense con ascendencia peruana que cobró notoriedad por aparecer en la desastrosa franquicia de los "Transformers").

Fue inevitable que Del Toro se refiera a la angustiante actualidad y a las separaciones de las familias en tierras limítrofes durante la promoción de la cinta. El actor puertorriqueño declaró a la agencia Efe: "No hay palabras para describir ese horror. Entiendo que hay leyes que cumplir y que para cruzar la frontera hay que hacerlo legalmente, pero muchas de estas familias lo hacen por una necesidad mayor […] Ese mundo de la guerra de las drogas es algo que existe y que se ha usado en innumerables series y películas. Los guionistas y los cineastas usan esas realidades para crear ficciones. Eso es lo que hacemos: crear una paranoia para que el público entienda por qué los personajes actúan así. La intención es explorar la condición humana dentro de ese cuento".

EMPATÍA EN EL HORROR
Isabela Moner también se refiere a la comprensión hacia los personajes que buscar generar "Sicario 2". Es la nobleza del oficio de la narración: su capacidad para colocar al espectador en otras mentes y circunstancias. Ella comentó a El Comercio por teléfono: "Mi personaje empieza como una joven malcriada, malagradecida y acostumbrada a un estilo de vida en el que las oportunidades llegan de manera fácil a su familia. Pero ella no sabe lo que su papá está haciendo. Lo que me encanta es que ella evoluciona mucho. Y cuando conoce al personaje de Benicio, él la ayuda a abrir los ojos para ver lo que está pasando en México".

Moner, además, aboga por una mayor presencia hispanohablante en la industria de cine anglosajona: "Espero que mis pasos en Hollywood puedan ayudar a los latinos y a la gente que no tiene oportunidades para empezar o destacar en la industria. Lo importante es que haya más inclusión de los latinos en los diversos rubros, y con eso no solo me refiero a los actores, sino también a la gente que trabaja con las cámaras, en la producción y otras áreas".

ODISEAS EN EL LÍMITE
"Carne y Arena" (2017)
Instalación de realidad virtual del director Alejandro González Iñárritu que invita a ponerse en la piel del inmigrante que cruza la inclemente frontera entre México y EE.UU. Mereció un premio Óscar al Logro Especial.

"600 millas" (2015)
El tráfico de armas de EE.UU. a México desemboca en la singular alianza entre un agente estadounidense y un joven de Sinaloa, con tal de sobrevivir. Tim Roth estelariza este filme tenso y crudo.

"Fast Food Nation" (2006)
Una cadena de comida rápida de EE.UU. está colmada de problemas de salubridad y de tratos laborales dudosos hacia los inmigrantes latinos. Ethan Hawke, Patricia Arquette y Ana Claudia Talancón actúan en la cinta.

TAGS RELACIONADOS