Fuentes de The Hollywood Reporter sostienen que la productora calcula una pérdida entre 30 y 50 millones de dólares por el retraso de siete meses de la cinta  (Foto: Difusión)
Fuentes de The Hollywood Reporter sostienen que la productora calcula una pérdida entre 30 y 50 millones de dólares por el retraso de siete meses de la cinta (Foto: Difusión)

El coronavirus viene golpeando duro a Hollywood. El estreno de la próxima película de la saga James Bond, , fue retrasado de abril a noviembre. Según informaron los productores, la medida fue tomada por el creciente brote del coronavirus.

“MGM, Universal y los productores Michael G. Wilson y Barbara Broccoli anunciaron hoy que tras cuidadosa consideración y evaluación del mercado cinematográfico mundial, el lanzamiento de “No Time to Die” se pospondrá hasta noviembre de 2020”, informó la cuenta Twitter oficial de 007.

Según informaron fuentes al The Hollywood Reporter, este contratiempo le podría costar a la productora una pérdida entre 30 y 50 millones de dólares. Los costos se deben a la gran carga presupuestaria del cine actual, es decir, el marketing.

Pese a que la campaña promocional de “No Time To Die” no había arrancado aún del todo, ya había supuesto desembolsos como el anuncio en la Super Bowl que costó 4,5 millones. Sin embargo, el The Hollywood Reporter señala que mantener la fecha de estreno original habría sido todavía más costosa para la cinta del agente James Bond.

Actualmente, en China han cerrado más de 70.000 cines desde el mes de enero, por lo que se puede intuir que de mantener el estreno original de la cinta habría sido poco beneficioso en la recaudación. La anterior entrega reunió el 10% del total en el país chino.

En Europa, la situación en Italia o Reino Unido bajaría considerablemente el número de espectadores que desearan acudir a su cine más cercano a ver el desenlace del espía 007. Según el informe de dicho medio, se prevé una pérdida del 30% por mantener la fecha original, llegando a ser 300 millones de dólares de los posibles 1.000 millones de recaudación. Es una estimación muy superior a los 30 millones de dólares por posponer el estreno a noviembre.