Enrique Planas

Citas en callejones. Disparos con silenciador. Peleas dentro de un auto en marcha con un ‘stiletto’ rojo de Dior como arma improvisada. Y un público fascinado con Charlize Theron, actriz que brilla en “Atómica”, cinta que destila altas dosis de adrenalina y estrógeno, cruce de cine de espías y acción espectacular que llega a nuestra cartelera.

Basada en la novela gráfica “La ciudad más fría”, de Antony Johnston y Sam Hart, “Atómica” es una historia protagonizada por Lorraine Broughton, veterana agente británica que viaja a Berlín con la misión de recuperar una lista de espías que ha sido robada y que puede poner en peligro la vida de numerosos agentes. En 1989, días previos a la caída del muro, la capital de la RDA está plagada de espías del KGB soviético, la Stasi germana, la CIA, el MI6 británico y el DGSE francés.

En su misión contará con la ayuda del jefe del MI6 local, David Percival (James McAvoy), un tipo de dudosa moral pero que sabe moverse como pez en el agua en las revueltas y peligrosas calles de Berlín, donde nadie sabe quién dice la verdad y quién miente, donde tu peor enemigo podría haber sido antes tu aliado más cercano. Y, mientras tanto, los jóvenes rompen y saltan un muro que había dividido su ciudad por casi cinco décadas.

Dirigida por David Leitch, (el mismo de “John Wick”), “Atómica” es un filme de acción y suspenso psicológico, pero también de mucho estilo: un Berlín con neón por todas partes, donde suenan clásicos de época como “Blue Monday” de New Order, “London Calling” de The Clash o “Behind the Wheel” de Depeche Mode. Y una espía que fascina con sus largos abrigos, sus gafas de sol y su independencia sexual. Charlize Theron sabe vestir para matar.

TAGS RELACIONADOS