Redacción EC

El mexicano , director de la fábula romántica de "" (La forma del agua), la película con mayor número de nominaciones (13), es el más firme aspirante a llevarse el premio en su categoría, tras conseguir el Globo de Oro y el BAFTA, aunque en el selecto grupo por primera vez en nueve años vuelve a aparecer una mujer: Greta Gerwig ("Lady Bird"). Completan el quinteto Christopher Nolan ("Dunkirk"), Paul Thomas Anderson ("Phantom Thread") y Jordan Peele ("Get Out").

Del Toro, en cuya singular y alabada carrera ha alternado cintas de autor con películas de espíritu más comercial, está de regreso en los Oscar más de una década después de vivirlos por vez primera con "El laberinto del fauno" (2006), con la que estuvo nominado al mejor guion original.

Esta vez, su película "The Shape of Water" (La forma del agua), parte con 13 candidaturas al Oscar, convirtiéndose en la décima película de la historia en lograr esa cantidad de nominaciones.

De esas 13 nominaciones, tres corresponden directamente al mexicano: mejor director, mejor guion original (con Vanessa Taylor) y mejor película (como productor, junto a J. Miles Dale).

, cuyo drama sobre el paso a la adultez en "Lady Bird" gira ingeniosamente en torno al eje de madre-hija, es tan solo la quinta mujer nominada por dirección en las nueve décadas de historia del Oscar, una distinción que ha celebrado con orgullo mientras levanta su voz sobre la vergüenza de esas estadísticas como un emblema de un desequilibrio de género más amplio en la industria del cine.

Pero en un Hollywood que se ha quedado atrás en el tema de la inclusión, ella y Peele — ambos directores debutantes treintañeros — representan el futuro.

En el caso de Jordan Peele, este se dispuso a hacer un thriller ruidoso propulsado por una poderosa crítica social de racismo latente. El hecho de que "Get Out", que se estrenó el pasado febrero, haya llegado a los Oscar ha sido una confirmación inesperada.

Si Gerwig ganara, sería apenas la segunda directora en alzarse con el premio, después de Kathryn Bigelow ("The Hurt Locker", 2008). Si Peele ganara, sería el primer cineasta negro en lograrlo. (Previamente estuvieron nominados John Singleton, Lee Daniels, Steve McQueen y, el año pasado, Barry Jenkins).

Paul Thomas Anderson y Christopher Nolan, por su parte, son dos de los cineastas más venerados y ambiciosos de las últimas dos décadas. Ambos de 47 años y en su mejor momento, ninguno se ha llevado a casa un Oscar.

Esta es la primera nominación de Nolan a mejor dirección y la segunda para Anderson, después de una por "There Will Be Blood" de 2007. Han recorrido caminos muy diferentes — Anderson es un cineasta completamente independiente que elude las clasificaciones; Nolan un maximalista de la gran pantalla adepto a los grandes espectáculos en IMAX, pero los dos son admiradores serviles del celuloide y en años recientes se unieron para ayudar a preservar el filme en una industria cada vez más digital.

(Con información de EFE)