Quentin Tarantino dejó al descubierto su lado más vehemente cuando, en una entrevista promocional de su más reciente filme Django desencadenado, tuvo un acalorado intercambio de palabras con el presentador Krishnan Guru-Murthy del canal de televisión británico Channel 4.

A la pregunta de si creía que podría existir relación entre disfrutar la violencia en la ficción y en la vida real, el cineasta norteamericano lanzó una airada respuesta.

Me niego a contestar. Yo no soy tu esclavo ni tú mi dueño. No voy a bailar al son que tocas. No soy un mono, le dijo, para luego aclarar que había contestado a la misma pregunta más de una vez, y que si alguien quería conocerla, podía buscar la respuesta en Google.

Estoy aquí para vender mi película, es una entrevista promocional, no te equivoques, agregó Tarantino.

Finalmente, puntualizó: Ya te lo expliqué. No voy a dártelo me rehúso a repetirme a mí mismo porque tú así lo quieres para tu show y tus niveles de audiencia.

Tarantino ha sido acusado de frivolizar con la esclavitud y de un inoportuno exceso de violencia con su nueva película, Django desencadenado. Spike Lee es uno de sus críticos más mediáticos en este momento.