Sylvester Stallone da vida al detective Sykes en “Cuenta pendiente”, dirigida por Brian A. Miller.
Sylvester Stallone da vida al detective Sykes en “Cuenta pendiente”, dirigida por Brian A. Miller.
Rodrigo Moreno Herrera

Entre aciertos y equivocaciones, uno se gana su lugar en la competitiva industria cinematográfica de Hollywood. Las decisiones que tome un artista podrían elevarlo a la condición de estrella o simplemente sepultar su carrera.


Sylvester Stallone, recordado por interpretar al tenaz boxeador Rocky Balboa o al imbatible veterano de guerra John Rambo, no está exento de estos altibajos. Con motivo del estreno de su más reciente filme, “Cuenta pendiente” (bastante resistido por la crítica), recordamos algunos títulos que le valieron el rechazo de los especialistas y del público.

1. “¡Para o mi mamá dispara!” (1992): Comenzamos la lista con una película que el propio Stallone ha reconocido como la peor de su carrera. Se trata de una comedia en la que el personaje principal recibe la visita de su madre, quien lo trata como si fuese un pequeño y se entromete en diferentes aspectos de su vida. Asumir este rol le valió un premio Razzie al Peor Actor en 1992.

2. “El juez” (1995): en un futuro distópico en el que un magistrado es enviado a prisión, Stallone tuvo uno de sus grandes traspiés. El público tenía altas expectativas por ver cómo adaptarían el exitoso cómic homónimo. Y aunque la dirección de arte es uno de los aspectos positivos del filme, el argumento del guion y la caracterización del personaje principal fueron duramente cuestionados. Se invirtieron US$90 millones y solo recuperaron 113.

3. “Te estoy observando” (2002): un policía ve como única solución para superar problemas del pasado ingresar a una clínica de rehabilitación exclusiva para las fuerzas del orden. No obstante, todo se complica por la aparición de expacientes que se creían muertos. Una vez más la crítica lo vapuleó por este papel.

4. “Rocky V” (1990): la saga que lanzó al estrellato a Sly era el reflejo del sueño americano. La emotividad que irradiaba golpe a golpe condujo a la primera entrega hasta los premios Óscar de 1976, donde se alzó con la estatuilla a Mejor Película. Sin embargo, las secuelas no se mantuvieron al margen de los errores. En esta quinta parte, los productores quisieron repetir la fórmula original y situaron al personaje de vuelta en su barrio de Filadelfia. Los números no la acompañaron y se convirtió en la película menos rentable de la saga.

5. “Cobra” (1986): a diferencia de los anteriores ejemplos, este filme de 1986 fue un éxito en taquilla. Pero la crítica la calificó muy bajo por sus estereotipos y la violencia tan gráfica en sus escenas. La trama narra la pesquisa del intrépido policía Marion Cobretti, quien está tras los pasos de una organización criminal que pretende instaurar un nuevo orden en el mundo.