Anthony Hopkins y Jonathan Pryce encarnan al papa Benedicto XVI y al papa Francisco en 
“The Two Popes”.
Anthony Hopkins y Jonathan Pryce encarnan al papa Benedicto XVI y al papa Francisco en “The Two Popes”.
Rodrigo Moreno Herrera

Con el reciente adelanto de “The Two Popes”, en el que aparecen Anthony Hopkins y Jonathan Pryce en los roles principales, queda claro que la figura del sumo pontífice resulta intrigante y atractiva para Hollywood. Netflix apuesta por la pericia del cineasta brasileño Fernando Meirelles, responsable del éxito “Ciudad de Dios”, para dirigir este proyecto que se centra en la relación entre el papa Benedicto XVI y su sucesor Jorge Mario Bergoglio, luego renombrado como el papa Francisco.


Ambos deciden poner sus diferencias de lado para afrontar los cuestionamientos que recibe la Iglesia Católica. La producción se basa en la novela homónima de Anthony McCarten, autor de otras biografías como “La teoría del todo” o “Bohemian Rhapsody”.

—Otros casos—
El cine y la televisión han explorado y descrito el contexto en el que viven los papas como un ambiente con un componente político inherente a su actividad. Sin remontarnos tan atrás, encontramos “The Young Pope”, una producción del 2016 que tuvo como estrella papal a Jude Law, y que contó con la participación del actor peruano Ramón García.

Aunque generó polémica por su argumento y la caracterización contradictoria de su personaje principal, gracias a su precisión técnica llegó a estar nominada a los premios Emmy y Globos de Oro. Una nueva temporada, llamada “The New Pope” tendrá como protagonistas a Jude Law y John Malkovich y está próxima a estrenarse.

Otro ejemplo es “Las sandalias del pescador”, filme de 1968 protagonizado por Anthony Quinn. Cuenta la historia de un obispo ucraniano que, tras sufrir una condena de 20 años en prisión, es enviado al Vaticano como asesor para luego convertirse en el máximo líder de su orden religiosa. En la cinta vemos cómo el Papa es un actor clave para apaciguar las tensiones entre los mandatarios de las principales potencias del mundo durante la Guerra Fría y evitar así un conflicto nuclear.