Módulos Temas Día

Más en Luces

Hay Festival 2017: de Cees Nooteboom a Nueva Zelanda

Charlas, comidas, premios y fútbol: algunos apuntes del segundo día del festival que se desarrolla en Arequipa

Haydee Milanes

Haydee Milanes en el Hay Festival 2017.

Haydee Milanes en el Hay Festival 2017.

Facebok

Con el canto de la cubana Haydée Milanés, la noche del jueves rompió fuegos la tercera edición del Hay Festival de Arequipa. Pero fue el viernes que comenzó la verdadera actividad, bajo un sol que no escatima en radiación.

En el Teatro Municipal, se turnaron dos mujeres de claridad meridiana: la novelista francesa Maylis de Kerangal, y después la periodista y activista mexicana Lydia Cacho, con una de las presentaciones más aplaudidas de la jornada por su valentía y desgarro para relatar el horror.

Más íntima y sensible fue la ponencia del español Luisgé Martín, quien ahondó en los entresijos de su libro biográfico “El amor del revés”, un relato sobre la aceptación de su homosexualidad en una sociedad de prejuicios familiares, presiones dictatoriales y religiosas. Una crítica abierta a estructuras de poder y control que, en sus propias palabras, “siguen creando dolor donde solo hay gente que quiere amar”.

Ya por la tarde, después del banquete infaltable en la picantería de turno, el escritor nigeriano-estadounidense Teju Cole diseccionaba el arte de la fotografía –que también cultiva– junto a la directora del MALI, Natalia Majluf. Y unas cuadras más allá, en el Centro Cultural Peruano Norteamericano se armaba un anecdotario sublime gracias al holandés Cees Nooteboom, presencia superlativa en el festival. Un rosario de recuerdos y delicada sabiduría. Una entrevista con Nooteboom será publicada en este Diario este lunes.

Ya por la noche, en la Casona Tristán del Pozo, sede de la Fundación BBVA Continental, se realizó la ceremonia de premiación del concurso Historias Mínimas –organizado en conjunto por la fundación y El Comercio–. El ganador del primer lugar fue el piurano Antonio Zeta, con un relato sobre el viaje de un Inca peruano a Oceanía. Curiosa metáfora del viaje de la selección a Nueva Zelanda para un partido que los asistentes del Hay pudieron disfrutar en pantalla gigante. Sin goles, es verdad. Pero hubo charla e ideas, como en todo el festival. Eso lo que cuenta.

Tags Relacionados:

Hay Festival

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías