Olga Tokarczuk. (Foto: Agencia)
Olga Tokarczuk. (Foto: Agencia)
Enrique Planas

Militante feminista, activista vegetariana, libérrima creadora. Olga Tokarczuk vive en Wroclaw, una zona rural de la Baja Silesia, región sumada a Polonia tras la Segunda Guerra mundial. Su novela más reciente, “Los libros de Jacob”, cuenta la historia de Jacob Frank, líder judío del siglo XVIII, célebre por sus orgías sexuales y sus transgresiones religiosas. Cuando Tokarczuk la publicó en 2014, generó un escándalo, pues se atrevió a sugerir que su país no solo sobrevivió valientemente a siglos de opresión, sino que también había ejercido una opresión espantosa sobre los países vecinos a lo largo de su historia. Aunque su editor contrató guardaespaldas que la defiendan contra las iras nacionalistas, el éxito de la que se considera su obra maestra ayudó a calmar los ánimos.

—Todo un hallazgo—

La noche del miércoles, cuando coordinábamos con escritores locales para que comentaran la obra de los elegidos por la Academia Sueca, a conocerse el día siguiente, Peter Elmore, novelista y catedrático de la Universidad de Colorado, EE.UU. ya adelantaba su deseo de que la escritora polaca fuera elegida. Su poder adivinatorio tiene argumentos sólidos: Tokarczuk, segunda Nobel polaca tras la poeta Wislawa Szymborska es, dice Elmore, “una escritora que desafía límites y no se deja encerrar en formas”. De su obra, muy poco conocida en nuestro medio, el escritor limeño radicado en Boulder conoce dos libros traducidos al inglés: “Flights” (que en este caso no significa “vuelos” sino “fugas”) y “Drive Your Plow Over the Bones of the Dead” (“Ara sobre los huesos de los difuntos”).

La escritora polaca Olga Tokarczuk posa luego de su conferencia de prensa tras su elección con el Premio Nobel 2018, hoy en Bielefeld, Alemania.
La escritora polaca Olga Tokarczuk posa luego de su conferencia de prensa tras su elección con el Premio Nobel 2018, hoy en Bielefeld, Alemania.

“El primer libro tiene la extensión de una novela, pero es en realidad inclasificable: se compone de fragmentos sobre viajeros y restos humanos, narrados por alguien que parece ser la misma Olga Togarczuk. El resultado no es caótico o excéntrico, sino extrañamente iluminador”, explica.

“El segundo se trata de una novela de misterio que, al mismo tiempo, es una comedia (¿o un drama?) sobre los cuerpos humanos y los de los animales. Aguda, ingeniosa y profunda, esta novela no es una parodia de relato policial, sino la demostración de que ese género puede todavía expandirse y renovarse. Tokarczuck fue para mí un gran hallazgo. Estoy seguro de que lo será también para muchos otros lectores”, añade Elmore.

Tokarczuk (Sulechów, 1962 ) es la décimo quinta mujer (y la segunda polaca, tras Wislawa Szymborska) que recibe el Nobel de Literatura.
Tokarczuk (Sulechów, 1962 ) es la décimo quinta mujer (y la segunda polaca, tras Wislawa Szymborska) que recibe el Nobel de Literatura.

Polémico Nobel para Peter Handke

El niño prodigio de las letras alemanas en los años setenta, dupla genial del cineasta Wim Wenders en sus mejores filmes, se convirtió en un autor incómodo al ponerse del lado de los serbios en la guerra de los Balcanes. Por eso, lo primero que el austriaco Peter Handke confesó tras conocer el veredicto de la Academia Sueca fue “su profundo asombro” por “la valentía del galardón”. Premio que Handke había considerado, años atrás, “una falsa canonización que no aporta nada al lector”.

El escritor austriaco recibe a la prensa internacional en su casa a las afueras de París, luedo de ser anunciada su elección al Premio Nobel 2019.
El escritor austriaco recibe a la prensa internacional en su casa a las afueras de París, luedo de ser anunciada su elección al Premio Nobel 2019.

—Maestro que fue—

Mario Bellatin recuerda a Handke como un gran maestro de juventud, a quien seguía con fervor literario y cinematográfico a través del trabajo cómplice con Wenders. Si le dan a escoger, el autor de “Poeta ciego” destaca sus libros “Carta breve para un largo adiós”, “Desgracia impeorable” (escrita tras el suicidio de su madre por una sobredosis) y “La tarde de un escritor”, así como su famosa obra para el teatro “Insultos al público”. Sin embargo, Bellatin reconoce también que Handke conoció la decadencia absoluta tras ofrendar su talento a ideas políticas: “Según mi opinión, su injerencia en la guerra de los Balcanes significó el fin de su obra. Los espantosos mamotretos donde trataba de defender lo indefendible, la acción bélica de los serbios, fueron nefastos. El último recuerdo agradable que me queda de la dupla Handke-Wenders es la película ‘El cielo sobre Berlín’”, añade el escritor radicado en México.

Handke (Griffen, Austria, 1942 ) es mundialmente conocido como ensayista, novelista, poeta, dramaturgo y cineasta.
Handke (Griffen, Austria, 1942 ) es mundialmente conocido como ensayista, novelista, poeta, dramaturgo y cineasta.

Por su parte, su colega Iván Thays define a Handke como el autor de la errancia, cuyos largos o breves desplazamientos son narrados con detalle y lentitud. “El objetivo de esos viajes fue recobrar su identidad más allá del paisaje o el lugar visitado. Esa introspección genera siempre un relato, un orden del mundo, por lo que muchos de sus protagonistas son escritores (sin excluir lo autobiográfico)”. Para Thays, además del magnífico guion de “El cielo sobre Berlín”, sus obras fundamentales son su guion “El miedo del arquero frente al penal” y la novela “El año que pasé en la bahía de nadie”.

Para el escritor Marco García Falcón, Handke tiene un lugar especial en la memoria emocional de la juventud confundida y turbulenta de los 90. “Esos parlamentos suyos en las películas de Wenders, escritos con una belleza de otro mundo, nos llevaron a buscar sus libros. Con una mirada kafkiana y un lenguaje libre y renovador, exploró el vacío y la soledad del hombre actual, recogiendo siempre detalles reveladores y sorprendentes, que son para los lectores como invisibles tablas de salvación en la oscuridad del mundo”, añade.