Demetrio Peralta (Puno, 1910 - Lima, 1971) fue el autor de las historietas "Pedrito, el indiecito estudiante" y "El bandolero fantasma", poco difundidas hasta hoy. (Foto: archivo de Pedro Pineda Aragón)
Demetrio Peralta (Puno, 1910 - Lima, 1971) fue el autor de las historietas "Pedrito, el indiecito estudiante" y "El bandolero fantasma", poco difundidas hasta hoy. (Foto: archivo de Pedro Pineda Aragón)
Juan Carlos Fangacio Arakaki

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Son dos historias que pueden parecer distantes, pero tienen rasgos en común: la primera se llama “Pedrito, el indiecito estudiante” y cuenta la historia de un niño de pueblo rural que debe migrar a la ciudad para encauzar su futuro; la segunda, “El bandolero fantasma”, sigue a Silverio, un hombre que recibe el poder de hacerse invisible y se dirige a consumar venganza contra un hacendado que lo hizo perder a su familia.

LEE TAMBIÉN: Mario Molina y el fenómeno de “En la cara no”: “Con este libro quiero reinventarme como dibujante”

Ambas historietas aparecieron a principios de los años 40 en la revista “Palomilla” y su autor es un artista puneño hasta hace poco prácticamente desconocido: Demetrio Peralta Miranda (1910-1971), para más señas, hermano menor de Arturo Peralta (o Gamaliel Churata), y una figura tan esquiva como fascinante, ahora que empiezan a revelarse diferentes facetas de su vida y obra.

El escritor Christian Reynoso –también puneño– ha sido el encargado de ir rastreando a Peralta hasta el punto de rescatar y editar íntegramente los dos cómics mencionados al inicio en el libro “Tránsitos y retornos. Las historietas de Demetrio Peralta”, una publicación de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Puno.

Mi interés surgió en el año 2012, cuando empecé a trabajar sobre la historia de la pintura puneña y me topé con Demetrio Peralta, de quien más allá de su seudónimo ‘Diego Kunurana’, con el que había firmado las xilografías en ‘Boletín Titikaka’, apenas se tenía referencias de su pintura al óleo en círculos muy reducidos”, explica Reynoso.

Su investigación lo ha conducido por las diferentes creaciones de Peralta, además del cómic: óleos, xilografías, ilustraciones de carácter amazónico y azulejos. Así, “Tránsitos y retornos” solo sirve como puerta de entrada a una obra mucho más amplia. “Antes de fin de año saldrá publicado el ‘libro mayor’, como lo llamo, bajo el título ‘El arte de Demetrio Peralta. Vanguardia y modernidad’, en el que estudio y propongo un corpus de su obra pictórica”, agrega el autor.

Una página de "Pedrito, el indiecito estudiante" (1940) y otra de "El bandolero fantasma" (1940-1941), historietas del puneño Demetrio Peralta.
Una página de "Pedrito, el indiecito estudiante" (1940) y otra de "El bandolero fantasma" (1940-1941), historietas del puneño Demetrio Peralta.

HÉROES INESPERADOS

Demetrio Peralta tiene una cualidad pionera teniendo en cuenta que “Palomilla” es considerada la primera revista peruana íntegramente dedicada a la historieta infantil. “Nuestro primer ‘chiste’”, señala la investigadora Carla Sagástegui en el texto de presentación del libro de Reynoso.

Sobre la posibles influencias para diseñar a personajes como Pedrito y Silverio, Reynoso señala: Lo más seguro es que tuvo acceso a revistas de cómics americanas y argentinas, de las que extrajo por ejemplo los guiños del western que se pueden advertir en ‘El bandolero fantasma’. Por otro lado, está el cine, que en los años 40 constituía una novedad en Lima, en los que se podían ver películas de acción y de vaqueros”.

Pero “Tránsitos y retornos” no se limita a la recuperación de las llamativas viñetas de Peralta, sino que presenta un estudio de Reynoso en el que ensaya una lectura sobre las nociones de subalternidad y hegemonía en ambos personajes protagonistas: héroes que, a pesar de su situación desfavorable, luchan por un mundo nuevo.

Tres portadas de "Palomilla", donde publicó sus cómics Demetrio Peralta. Es considerada la primera revista peruana íntegramente dedicada a la historieta infantil.
Tres portadas de "Palomilla", donde publicó sus cómics Demetrio Peralta. Es considerada la primera revista peruana íntegramente dedicada a la historieta infantil.

“Esto puede estar en diálogo con la mirada de Demetrio –afirma Reynoso–, pues su obra en general reviste de una mirada social y por momentos crítica. Ello, además, era una de las características de ‘Palomilla’. Sus dibujantes tenían esa impronta social y de reflexionar sobre el país con su arte más allá de solo entretener”.

Sobre los motivos por los que la obra y la propia existencia del menor de los Peralta ha sido un misterio, Reynoso señala que él mismo asumió un perfil bajo como artista y tal vez le interesaba poco el reconocimiento. Un hecho llamativo teniendo en cuenta que sus hermanos mayores sí lograron una robusta red de difusión e intercambios a través del Grupo Orkopata y el “Boletín Titikaka”.

De hecho, no se conoce ninguna mención de Gamaliel Churata al trabajo de su hermano Demetrio, a diferencia de su impulso a otros artistas de la época. “Es muy probable que Gamaliel no tuviera acceso o no conociera la obra de su hermano, aparte de las xilografías, puedes desde comienzos de los años 30 estuvieron separados”, apunta Reynoso. Un silencio y desconocimiento que ahora comienza a revertirse. Nunca es demasiado tarde.

El dato

  • “Tránsitos y retornos” estará disponible próximamente en la librería El Virrey de Miraflores.
Portada del libro "Tránsitos y retornos. Las historietas de Demetrio Peralta", del escritor puneño Christian Reynoso. (Foto: Carol Reynoso)
Portada del libro "Tránsitos y retornos. Las historietas de Demetrio Peralta", del escritor puneño Christian Reynoso. (Foto: Carol Reynoso)

TE PUEDE INTERESAR