Ethel Pozo, presentadora de los programas "mi mamá cocina mejor que la tuya" y "América Hoy" presenta su libro "Nace una madre, ¿nace la culpa?”. (Foto: Editorial Planeta)
Ethel Pozo, presentadora de los programas "mi mamá cocina mejor que la tuya" y "América Hoy" presenta su libro "Nace una madre, ¿nace la culpa?”. (Foto: Editorial Planeta)
Sonia del Águila

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

A los seis años, en su primera entrevista en TV, dijo que de grande quería ser como su mamá. Un deseo ingenuo que resultó siendo premonitorio. Tras incursionar en conducción de TV, en 2017, con “Mi mamá cocina mejor que la tuya”, la hija de se embarca en una nueva experiencia con el lanzamiento de su primer libro autobiográfico titulado “Nace una madre, ¿nace la culpa?”, en el que narra su rol como mamá.

MIRA: Ethel Pozo lanza su primer libro: “Nace una madre, ¿nace la culpa?

“Este libro lo empecé a escribir el año pasado, escribía en las noches, cuando llegaba a mi casa, porque en el día hacía teatro, ‘Mi mamá cocina mejor que la tuya’, “América Hoy” y veía la publicidad en GV Producciones. Me motivaba el hecho de poder transmitir a otras mamás mi experiencia con mis hijas, pero quería hacerlo por escrito, para que pueda llegar a más gente”, comenta Ethel Pozo sobre su propuesta bibliográfica que presentará oficialmente el 3 de diciembre de la mano de editorial Planeta.

-¿Qué es lo más complicado de ser mamá?

Hay cosas lindas y gratificantes, pero este amor tan inmenso también da miedo y causa angustia, pues una personita depende de uno. Después de convertirme en madre nunca más volví a ser la misma: vivo con mis miedos, pero soy mucho más responsable. Me encanta ser mamá, nací para ser mamá.

-¿Planeas tener más hijos?

Quisiera tener dos más.

-¿Qué cuentas en el libro?

Cuento un poco el cambio que representó para mí ser madre. Hago un viaje relámpago a una etapa crucial de mi vida, a las lágrimas, a las risas que arranca la maternidad, al asombro y la intuición. Cuando nace un bebé, nace también una madre. Aprendemos todo por primera vez o reaprendemos con los hijos. Sin duda empezamos a ver la vida de una manera muy distinta y hasta logramos entender, por primera vez, a nuestras propias madres.

-¿También narras tu experiencia como hija?

Me considero una mamá 24/7 y siempre voy a ir por el lado de la maternidad. Desde que tuve a mis hijas, estoy todo el tiempo en talleres de madres, de psicólogos, porque es algo que me apasiona. Como fui hija única, siempre anhelé tener hermanos, me encantan los niños, por eso siento la necesidad de contar mi experiencia como madre: los momentos lindos y duros, pues no todo es felicidad, muchas madres, incluso, nos deprimimos.

-¿Fue tu caso?

Me pasó, fueron seis meses difíciles, estuve en tratamiento, sentía tristeza y un vacío enorme, pese a que mi mamá y el papá de mis hijas siempre estuvieron a mi lado. Es una enfermedad hormonal, natural, a muchas mujeres nos pasa, no debemos pensar que somos las únicas extrañas que nos sentimos tristes tras haber tenido un bebe.

-¿En algún momento de tu vida, ser hija de Gisela Valcárcel representó un peso difícil de llevar?

Entiendo que mi mamá es la persona más grande de la televisión, pero yo siempre he tomado ese hecho con mucha normalidad, crecí con eso. Al igual que otras mamás, me cuida, me protege, es trabajadora y siempre está pendiente de mí. Nunca la he visto diferente.

-¿Y tus hijas cómo toman el hecho de tener una mamá famosa?

Yo soy mamá antes que nada y eso mis hijas lo saben perfectamente. Cuando no estoy haciendo televisión, estoy en casa, con ellas, casi todo el tiempo estamos juntas. Y en algún momento, cuando han habido críticas, les he explicado que las personas que estamos en TV siempre estamos expuestas a que eso pase, pues a todos no les gusta nuestro trabajo.

-¿Tuviste que hablar con ellas antes de entrar a la TV?

Les hablé sobre lo que significaba estar en TV y les consulté si estaban de acuerdo. Como tenían toda la experiencia de mi mamá, no necesité explicarles mucho, lo tomaron súper natural. A mis hijas les encanta mi trabajo, siempre trato de que se sientan orgullosas de lo que hago, lo intento con todas mis fuerzas,

-¿Cómo se dio tu ingreso a “Mi mamá cocina mejor que la tuya?

Fue un milagro. Mi mamá era cristiana desde hace muchos años, más de doce, pero yo no acudía a la prédica cristiana, iba a la católica. El 14 de junio de ese mismo año (2017) le entregué mi vida a Cristo y un mes después vino el cásting de “Mi mamá cocina mejor que la tuya”, el canal buscaba una conductora que cumpla con tres requisitos: ser comunicadora social, actriz o periodista, ser mamá y que sepa cocinar. Naturalmente hicieron el cásting varias figuras conocidas, pero para mi buena suerte ninguna cumplía con los tres requisitos. Entonces pedí hacer la prueba y me eligieron. Fue un regalo de Dios, hermoso, una bendición. Los tiempos de Dios son perfectos, no se pueden mover, ni antes, ni después, tenía que ser a los 36 años.

-¿Habías intentado ingresar a la TV antes?

Muchas veces, sobre todo para actuar. He pasado por muchas pruebas, algunas me ligaron, otras no. El año pasado fui al cásting de “Papá por tres” y solo conseguí un cameo. También hice cásting para “Mi amor el guachimán” y no pasó nada, pero seguiré intentando, no me asustan los fracasos porque de ellos se aprende.

-¿Siempre has querido ser artista?

Siempre he querido ser artista, siempre lo he buscado, hasta que a los 36 años llegó mi momento.

-Actúas, conduces un programa en TV y ahora escribes, pareciera que estás tras los pasos de tu mamá.

Yo siempre me veía actuando, no conduciendo, pero como amo cocinar y he llevado cursos de cocina, me animé a participar en “Mi mamá cocina mejor que la tuya”. No soy arriesgada ni emprendedora como ella, yo prefiero hacer las cosas que siento, que conozco.

-¿Han pensado hacer algo juntas en TV?

No hemos hablado de eso, pero bienvenido sea el trabajo. Me gusta todo lo que sea dedicado a la mujer, a conversar, a dialogar con mujeres, sería bonito hacer algo así juntas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR