Roxana Belaunde ha sentado a 4 cocineras y 8 cocineros peruanos y les ha preguntado la vida. los ha acompañado cual sombra en su día a día, y los ha retratado. Sin otro artilugio que la palabra y la imagen, periodista y fotógrafa fueron en busca de las historias de vida, los sentimientos y las reflexiones de Marisa Guiulfo, Pedro Miguel Schiaffino, Flavio Solórzano, Coque Ossio, Jana Escudero, Virgilio Martínez, Mitsuharu Tsumura, Vanessa Siragusa, Rafael Piqueras, Yaquir Sato, Héctor Solís y Astrid Gutsche. Todos ellos, en igual medida, se convirtieron en protagonistas de “Peruanos nuevos grandes chefs”, publicación que se presenta hoy en la .

Una conversación previa con ese poeta y gastrónomo mayor que es Rodolfo Hinostroza sirvió para iniciar a la periodista y colaboradora de en el entendimiento de aquello que diariamente mueve a buena parte de los cocineros peruanos. Él le dijo: “Su principal motivación es la generosidad”. Roxana, que se confiesa novata en abordar el tema culinario, así lo comprobó.

Apoyada por Rafael Osterling en la selección de los cocineros entrevistados para este libro, la autora concertó las 12 citas entre mayo y noviembre del 2014. La simple curiosidad y un cuestionario con preguntas base, que luego derivan hacia detalles personales, bastaron para obtener lo que buscaba: “descubrir la pasión, disciplina y entrega” que este puñado de cocineros experimenta en su vida, y que son “indispensables para lograr cualquier producto de calidad” .

Respecto al curioso título "Peruanos nuevos grandes chefs" -el libro será presentado hoy sábado en el primer día de la 36ª Feria del Libro Ricardo Palma- su autora explica que fue una convención entre ella y la editorial Aguilar. "Algo nos sugería esa acumulación de palabras. Y es que hay mucho que decir sobre los chefs peruanos, mucho bueno, y es difícil escoger cómo calificarlos", indica. 

Roxana considera, además, que "en el mundo se cree que el fenómeno de la cocina peruana es nuevo… y eso no es tan cierto". De ahí el tachón sobre la palabra nuevos, que podría leerse como adjetivo de peruanos. 

EL VALOR DE LA IMAGEN

Un rotundo café preparado en cafetera italiana, y más nada. Marina García Burgos confiesa que es poco o nada hábil en la cocina. Pero su experiencia en capturar detalles de la escena gastronómica sí que destaca.

Fotógrafa documentalista y creadora de iniciativas como “” –metafórica expresión que abriga y teje lazos en busca de respuestas para peruanos y familiares de los desaparecidos en tiempos del terrorismo–, Marina ha dejado que el placer de lo culinario la envuelva. Ha retratado a los más influyentes cocineros del mundo –desde el peruano Gastón Acurio, pasando por el danés René Redzepi o el inglés Heston Blumenthal, hasta los célebres hermanos Roca– con el mismo profesionalismo que ha captado la humildad de invalorables productores de nuestra costa, sierra y selva. 

Lo hizo para el libro “Edén.pe” (Acurio-Ferran Adrià-Ignacio Medina, 2012), que fue “una de mis mejores experiencias. Difícil, sin duda, porque fotografiar a [el chef brasileño] Alex Atala en solo 4 minutos fue complicado”.

Para “Peruanos nuevos grandes chefs”, Marina –quien recientemente expuso en Milán imágenes representativas de nuestra cultura– refiere que optó “por identificar con la cámara aquello que caracteriza a los entrevistados y contar en imágenes ese lado de los cocineros que no conocemos”. 
Por ello descubrimos a Micha Tsumura jugando golf, o a Astrid Gutsche fascinada con su colección de pitufos. También a Yaquir Sato concentrado en su maquinaria, o a Vanessa Siragusa batallando para darle de comer a su hija. 
“Todos tienen un hobby, porque la cocina para ellos no lo es”, nos recuerda Marina, quien añade a “Peruanos nuevos grandes chefs” imágenes que ella misma seleccionó del álbum personal de cada chef. Un detalle que adereza aun más cada entrevista. 

EL DATO:  Hoy, a las 8 p.m., se presentará "Peruanos nuevos grandes chefs" en la Sala Antonio Cisneros de la Feria del Libro Ricardo Palma. Comentarán el libro Alberto Servat y Pedro Miguel Schiaffino.