Módulos Temas Día

Más en Libros

El hijo de Pablo Escobar llegará a la Feria del Libro de Lima

Juan Pablo Escobar, ahora llamado oficialmente Sebastián Marroquín, presentará su obra "Lo que mi padre nunca contó"

Pablo Escobar

Pablo Escobar

El hijo de Pablo Escobar llegará a la Feria del Libro de Lima 

El Comercio

A su cara rechoncha solo hay que aumentarle un poco más de cabello rizado y pegarle un bigote sobre la delgadísima boca para tener una réplica casi exacta de Pablo Escobar. Porque el parecido físico delata a Juan Pablo Escobar, el hijo del desaparecido líder del cártel de Medellín y el más grande narcotraficante de su tiempo. Con la sangre no se juega.

► 13 Reasons Why: uno de los libros más vendidos de Latinoamérica

Y Juan Pablo Escobar, que ahora se llama oficialmente Sebastián Marroquín (con el cambio de nombre empezó su distanciamiento), trabaja desde hace años en sacarse el estigma de su padre, para lo cual incluso ha perdido perdón a sus víctimas. En ese periplo de la redención ha cultivado una carrera literaria, con más de un libro en el que se ha dedicado a contar detalles sobre la paradoja de haber crecido con el padre más amoroso y el traficante más peligroso.

EL HOMBRE Y LA FICCIÓN
En el más reciente de los libros publicados por Escobar/Marroquín, “Pablo Escobar in fraganti: lo que mi padre nunca me contó” –y que vendrá a presentar a Lima en la próxima Feria del Libro, en julio, aunque sin fecha confirmada– hay también un intento de reconstruir al hombre contradictorio y de esclarecer la difícil relación que se puede tener con un padre así. Porque mientras un niño común y corriente sueña con tener un perrito, el pequeño Juan Pablo ya tenía un zoológico. No es poca cosa vivir en un paraíso insuflado por la cocaína.

Marroquín, además, pretende marcar distancias con las ficciones que han recreado a su padre. Aquí no se telenoveliza al 'Patrón' mandando la moto ni se lo prefigura más delgado, guapo y con acento portugués como hizo “Narcos”, la serie de Netflix de la que Marroquín reniega por idealizar al crimen. Y en eso tiene razón.

Lo que habría que definir –cosa que probablemente nunca se defina– es cuánta realidad hay en las memorias del hijo de Escobar. En el peor de los casos, se le puede acusar de mentiras abiertas; en el mejor, de un relato tan personal e íntimo de la historia que seguramente está atravesado por los sesgos y las interpretaciones. Que no se entienda esto como error. En esa versión ambigua y difusa también puede estar su mérito.

DRAMA DE FAMILIA
En la colección de anécdotas y revelaciones que hace Marroquín, sorprenden varias. Está, por ejemplo, la posible relación de su padre con Estados Unidos, su supuesto peor enemigo, a través de la DEA y la CIA. Y algunos pasajes que tiran hacia lo local, como el vínculo del cártel de Medellín con Vladimiro Montesinos, para una colaboración económica en la campaña de Alberto Fujimori que luego les concediera carta libre para traficar su droga en el Perú (una versión que Marroquín desmiente, por cierto).

Llaman mucho la atención también las revelaciones que hace Marroquín sobre su familia paterna, un clan al que acusa de ser el responsable de la muerte de su padre y del cual está distanciado desde hace años. Ese quiebre familiar es uno de los puntos más interesantes del libro, porque revela, como no lo hace ningún otro aspecto, el quiebre padre/hijo con todas las intrigas dinásticas que eso implica.

Alguna vez uno de los principales enemigos de Escobar apuntó el que, según él, fue el principal error de Escobar: tener familia. “Por eso yo no tengo a nadie –agregó–, para que nada me duela”. Porque sí, la familia puede ser un dolor. Incluso para el narco más sanguinario del mundo.

LEE MÁS EN...Tweets by Luces_ECpe

Tags Relacionados:

Pablo Escobar

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías