Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Libros

Manuel Herrán: "¡No sabemos dónde están los libros que donó Blanca Varela!"

Convocado por el alcalde de Barranco, un tenaz promotor de la lectura asume el reto de reanimar la casi centenaria biblioteca municipal. La primera tarea: poner orden. Las obras para su recuperación, anuncia, comenzarán el 2020

Jefe de la Biblioteca Municipal de Barranco

Biblioteca Municipal de Barranco. (Foto: El Comercio).

Es un bibliotecario militante. Su carrera comenzó a inicios de los años 90, cuando se encargó de una modesta Biblioteca en La Parada, cerca del parque Cánepa, como parte del plan de desconcentración de la Biblioteca Nacional. Con su bibliomóvil, Manuel Herrán sacó los libros a las veredas de Tacora para leerles a los niños de la calle, mientras la sala de lectura se convertía en el espacio ideal para que los hijos de los vendedores ambulantes pudieran hacer sus tareas con tranquilidad. Luego partió a Cajamarca, a fundar una biblioteca en medio de una comunidad evangélica en la granja Porcón. Confiesa que fue difícil convencerlos de que, además de la Biblia, otras lecturas podían resultarles gozosas: el pastor les había dicho que nada que no fueran las delgadas páginas bíblicas merecía ser leído. Sin embargo, logró que la comunidad adoptara la biblioteca y ésta permanece allí desde entonces. "Los primeros usuarios hoy son dirigentes de la comunidad", recuerda.

►Vía Expresa Sur: el proyecto en 3D para llegar de Barranco a la Panamericana Sur en 7 minutos

Ahora, el recién nombrado Jefe de la Biblioteca Municipal de Barranco tiene un reto aún más difícil: devolverle sentido al cascarón que queda de una de las primeras bibliotecas limeñas construidas con características modernas. Funcionando a duras penas en su simbólico edificio sobre la plaza central, la Biblioteca Municipal de Barranco cumplirá un siglo el 2022, y la nueva gestión municipal ha decidido rescatarla.

¿Cuál es tu diagnóstico sobre la situación actual de la biblioteca de Barranco?
Estoy a cargo recién desde el primero de abril, pero lo que he podido observar es que la biblioteca necesita recuperar y reformular los espacios que en los últimos años ha ido perdiendo. Hay que ampliar lo que ahora luce cerrado con tabiquería de madera. Asimismo, debemos generar más espacios de lectura con libros actuales: la única forma de que el lector vuelva a la biblioteca es que encuentre aquí la novedad. Los libros clásicos los puedes encontrar en Internet. Por otro lado, hay que institucionalizar la biblioteca, realizar un inventario general, reordenar su parte administrativa y actualizar su sistema de catalogación, que cuenta con un programa muy desfasado. Necesitamos también reestructurar su equipo de profesionales, Contamos con gente valiosa, pero necesitamos sumar algunas responsabilidades más. Por supuesto, debemos pensar en programas de extensión hacia las zonas más necesitadas del distrito, pero eso debe partir de una reestructuración total de la biblioteca municipal.

¿Decir que estamos partiendo de cero resulta abusivo?
La biblioteca ha pasado por momentos buenos cuando su funcionalidad era mucho más efectiva y Las salas de lectura eran mucho más amplias. Pero luego se ha ido llenando de oficinas, limitando servicios y perdiendo tanto sus colecciones como su conexión con la comunidad. La biblioteca no es solo un espacio de promoción de la lectura, sino también de investigación, donde es posible recuperar la memoria bibliográfica del distrito.

¿En qué estado se encuentra el patrimonio bibliográfico de la biblioteca?
Estamos por comenzar el inventario para encontrar los fondos bibliográficos donados, por ejemplo, por la poeta Blanca Varela. No tienen determinado dónde están. Tenemos muchos libros en diferentes espacios, sin inventariar, guardados en depósitos, todo muy desordenado. Como en otros municipios, tenemos pocos recursos financieros. Sin embargo, siendo ésta una biblioteca histórica y símbolo del distrito, intentaremos conseguir el apoyo de personas e instituciones que quieran aportar fondos darle viabilidad a sus servicios y convertirse en una biblioteca moderna. No va a ser fácil, pero hay que tener perseverancia, paciencia y visión.

Lo malo es que paciencia es lo que menos tiene el vecino…
Exacto. Hay cosas que tengo que conseguir ya, desde detalles como tener el diario del día. ¿Cómo una biblioteca pública no va a tenerlo? Mientras se va institucionalizando, restructurando y mejorando sus espacios, tenemos que ir llegando al lector. Igualmente, necesitamos adquirir obras contemporáneas. Pero no por donación, sino que tenemos que buscar fondos para comprar libros. Por más buena voluntad que tenga un donador, muchas veces se trata de libros desactualizados. Y el objetivo de una biblioteca pública es proveer de los libros que los lectores vienen a buscar porque no los pueden adquirir. Mientras más actualizada está una biblioteca, más probabilidades tendrá de convocar lectores.

¿En qué personas o instituciones apoyarás tu trabajo?
Me he reunido con Ramón Mujica, ex director de la Biblioteca Nacional. Con mucha generosidad, me ha dicho que apoyará la biblioteca. Queremos generar un grupo de apoyo voluntario, de amigos de la biblioteca, con los que empezaremos a relacionarnos con las instituciones del distrito, sus museos y galerías. Buscamos los recursos para poder visibilizar nuestro pequeño salón de actos, que podría convocar diversas conferencias. Necesitamos convocar a los autores peruanos, hablaré con los editores para pedirles que hagan sus presentaciones de libros aquí. Y la cámara del libro que se sume también. Este proyecto debe sumar. Necesitamos las opiniones de todos para mejorar nuestro servicio.

Si para el 2022 se espera contar con una biblioteca que compita con los mejores ejemplos de otros municipios, ¿Qué hacer en el corto y mediano plazo?
Lo primero es el inventario. Luego, trabajar la catalogación de nuestros libros. Comprar diarios y literatura actual a través de financiamiento externo. Y paralelamente, recuperar los espacios.

¿Tendrá que cerrar la biblioteca para eso?
El proyecto del alcalde es refaccionar y modernizar la biblioteca preservando su carácter patrimonial. El mes de inicio de las obras aún no está determinado pero se está elaborando el expediente técnico y buscando los fondos. El 2020 es el año fijado para la recuperación de la infraestructura, y se deberá cerrar la biblioteca por unos meses mientras se realicen las obras. El servicio de lectura y consulta bibliotecaria se trasladará para seguir con el servicio diario. Según ha señalado el alcalde José Rodríguez, la obra tomará unos 7 meses.

¿Con qué presupuesto cuentas para tu trabajo?
Aún no lo sé. Solo sé que el monto cubre los sueldos del encargado de la biblioteca y cuatro trabajadores más. No tenemos mayores fondos por ahora. El alcalde ha encontrado un municipio con muchas limitaciones presupuestales. Pero eso no quiere decir que podamos ir sumando. Sé que vamos a conseguir los recursos. Y es lo que hecho desde el primer día que he llegado. Quiero que esta biblioteca recupere el lugar de referencia que alguna vez tuvo en nuestra ciudad.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada