Enrique Planas

Del punto A al punto B, siguiendo el camino que conduce de los cines de barrio a los bares con rocola, marcha Gran Jefe Un Lado del Cielo. Curioso líder indio perdido en la Lima de los años 60, se trata de uno de los personajes que habitan la poesía de , uno de sus tantos álter ego junto con Shelley Álvarez, el detective, el astronauta, entre otros.

El propio poeta mencionaba que la creación de estos sujetos dependía de sus diversos estados de ánimo, un repertorio de presencias para protagonizar un poema taciturno o uno lúdico. En ese sentido, Gran Jefe Un Lado del Cielo encarna al buen salvaje, a un piel roja demente, que vaga por la ciudad bebiendo cerveza y comiendo chocolates Sublime. La suya es la mirada inocente del indígena y del propio poeta.

“Gran Jefe Un Lado del Cielo” es también el título del primer libro de poesía de Luis Hernández Camarero (Lima 1941-Buenos Aires 1977) que –increíblemente– circula por primera vez en España. Los responsables de abrir la península al entrañable autor de “Vox horrísona” son los también poetas peruanos Jaime Rodríguez y Francisco Jurado, ambos radicados en Madrid y fundadores del sello editorial Esto no es Berlín. El reto, como nos explica Rodríguez al otro lado del hilo telefónico, era presentarlo por primera vez al público español, pero también ofrecerlo de una manera distinta al público peruano (ya el libro circula también en librerías limeñas). “Por ello, se nos ocurrió perseguir al personaje del Gran Jefe Un Lado del Cielo, que tanto a Francisco como a mí nos fascinaba”, indica Rodríguez. De esta forma los dos editores crean a través de este héroe poético una visión, una nueva lectura de los versos de Hernández. “En alguna entrevista, el poeta dijo textualmente que Gran Jefe Un Lado del Cielo era lo más parecido a él mismo. Recogiendo sus palabras, decidimos utilizar este personaje como una forma de recrear la Lima del poeta. Hay muchísimas maneras de leer a Hernández y nosotros apostamos por esta”, agrega.

Así, los editores tomaron todos los poemas en que aparece el Gran Jefe y buscaron darles un orden coherente. El libro reúne, además, los poemas clásicos de Hernández para que el lector de la península no se pierda ninguno de sus grandes éxitos repartidos en libros como “Orilla” (1961), “Charlie Melnik” (1962) y “Las constelaciones” (1965). “Buscamos dar una panorámica más o menos completa. Evidentemente 'Vox horrísona' seguirá siendo el título de referencia para leer a Hernández. Nuestra propuesta está hecha con un espíritu desacralizador, pero con un amor total por su poesía”, explica Rodríguez.

Gran precursor del pop y la posmodernidad en la poesía peruana, en Hernández convergen la alta cultura y lo popular. La suya es una poesía híbrida en la que tienen espacio citas tanto de Hölderlin como de los Beatles. Y, sin embargo, aunque cueste creerlo, el poeta limeño resulta en España un absoluto desconocido. Por ello, para acompañar el lanzamiento del libro en la península, en marzo la editorial organizará un conversatorio en la prestigiosa Casa de América titulado Prófugos del Mundo. Allí, además de la obra de Hernández, se discutirá el legado del colombiano Andrés Caicedo y la argentina Alejandra Pizarnik. Todos ellos suicidas míticos de la literatura latinoamericana de los 70.

Así, en el esfuerzo por sacar la poesía de Hernández de las estrechas fronteras nacionales, la edición española se suma al proyecto de su traducción al inglés impulsado por el catedrático norteamericano Anthony Geist, quien en agosto del 2015 publicó “The School of Solitude” (“La escuela de la soledad”), extraído de la colección de cuadernos del poeta, incluidas algunas piezas inéditas. El proyecto, que contó con el apoyo de la familia de Hernández, así como de la biblioteca de la PUCP, fue seleccionado en febrero del año pasado entre los cinco semifinalistas del Premio PEN de la Asociación Mundial de Escritores en Inglaterra. Poco después, en abril, fue incluido en la lista de los “100 libros imprescindibles” del influyente blog Book Riot.

LOS CUADERNOS DE LUCHO
Pero eso no es todo. En casa, también hay un ambicioso proyecto que apuesta por difundir no solo la palabra del entrañable poeta, sino toda su propuesta plástica. Entre fines de febrero y principios de marzo, la editorial Pesopluma lanzará la reproducción facsimilar de uno de sus muchos cuadernos ológrafos. Como se recuerda, Hernández dejó de publicar luego de lanzar tres pequeños poemarios y desarrolló su posterior actividad poética en cuadernos escolares que él mismo llenaba a mano. Allí, Hernández intercaló con envidiable libertad poemas, prosa, citas y referencias cultas, además de preciosos dibujos, collages, recortes de periódicos y cómics, partituras musicales y fotografías. “Eso hace que cada cuaderno sea un pequeño universo, además de un objeto estético y único”, afirma el editor Teo Pinzás, responsable del proyecto junto con su socia Paloma Reaño. Ellos contaron con el apoyo de los hermanos Max y Carlos Hernández, quienes les dieron acceso a los manuscritos originales del desaparecido poeta.

El cuaderno publicado incluye la novela de misterio “El estanque moteado” (que ocupa casi la mitad del mismo), una sección llamada “6 canciones rusas”, el apartado “Chanson d’amour” con poemas de amor, un par de “Historias clínicas”, la sección “El amanecer”, citas, un poema de Atila Jozeff traducido por el poeta, una contratapa intervenida y una serie de ilustraciones que, en opinión del editor, son piezas de arte en sí mismas. Son en total 130 páginas de obra original en reproducción facsimilar.
“Para seleccionar el cuaderno revisamos cuidadosamente otros 54 originales y elegimos este porque es un cuaderno extenso y orgánico, que balancea bien la presencia de poesía y gráfica. Si lo comparamos con la mayoría de cuadernos ológrafos hernandianos, este es uno de los más orgánicos”, explica Pinzás. Por cierto, el editor aclara que no se sabe con certeza cuántos cuadernos produjo Hernández a lo largo de su vida. Se han localizado alrededor de 90. “Sucede, y esto es lo más alarmante, que ninguna edición previa de Hernández ha contemplado jamás hacer una reproducción veraz de su propuesta estética original, sino que se ha optado siempre –ya sea debido a criterios editoriales o a limitaciones presupuestales– por transcribir la obra y eliminar la parte gráfica. Buscamos entonces, a través de esta serie de publicaciones, apelar a un criterio editorial que jamás se ha aplicado a la obra de Hernández, el de la máxima fidelidad”, añade.

De esa forma, se estaría formando la base documental necesaria para que se hagan verdaderos estudios y ediciones críticas sobre su obra. Explica Pinzás: “Hasta el momento, prácticamente todo lo que se ha hecho sobre Hernández a nivel crítico parte de la base de una obra mutilada, que prescinde de la gráfica y la estética original. Es absurdo, y es más absurdo todavía pensar que esos lenguajes no están imbricados y mantienen un diálogo fluido que los retroalimenta, y que la estética propuesta por el autor  es mixta y no exclusivamente poética”.

Portada de libro de Lucho Hernández editado en España y publicado también en el Perú.

EN LIBRERÍAS

Título: “Gran Jefe Un Lado del Cielo”.
Autor: Luis Hernández 
Editorial: Esto no es Berlín
Páginas: 170

LEE MÁS EN...

TAGS RELACIONADOS