Renato Sandoval: "No moriré tirado en mi cama como un idiota"
Renato Sandoval: "No moriré tirado en mi cama como un idiota"

RUDY JORDÁN ESPEJO ()

“Tengo una visión épica de la vida y en las épicas hay grandes batallas”, apunta , el poeta que en el 2012 organizó el Festival Internacional de Poesía de Lima (FIP-Lima) y por el que hoy la comunidad literaria peruana ha sumado fuerzas para ayudarlo a vivir.

¿Qué sucede exactamente con tu salud?
Me operaron dos veces del corazón en España y sin embargo necesito una tercera. Tengo bloqueadas dos arterias al 90% y cuando llega al 100% significa que es un infarto. Eso se puede producir en cualquier momento. Según el doctor, estas fallas me impiden caminar hasta que me operen. Claro, si es que esto se llega a dar.

¿Y por qué no te operan?
Como buen poeta que se precie o se menosprecie de serlo, no tengo seguro y, el que tenía, lo perdí por dejar de trabajar en la universidad. Lo estoy tratando de reactivar y de momento no lo tengo. La operación que me tienen que hacer debe realizarse esta semana. Hasta que reactiven el seguro yo ya estaré en el otro mundo hace mucho rato.

¿Y cómo afrontas la idea de que la muerte te acecha?
Yo estoy tranquilo, no tengo ningún problema, esa cuestión de morirse es como si nada. Lo que sí me pone mal es morirse con una estupidez y pienso en toda la gente que no tiene recursos, aunque todos nominalmente tengamos los mismos derechos acceder a la salud en la práctica no es universal: es un privilegio. Solo los que tienen influencias se atienden más rápido, no debería ser una cosa que te manden a esperar medio año. Espero que mi caso no llame la atención por mí sino por lo que significa acceder a la salud en un país como este, teniendo un trabajo como este. Si sirve de algo, no quisiera que sea solo para mí sino para crear conciencia de cómo se maltrata a la gente.

Pese a que tu situación es muy delicada no has querido hacer público el tema…
Para mí es muy delicado porque es una mendicidad con la cual no sintonizo, si hubiese tenido trabajo otro sería el asunto. Armar festivales, hablar con 800 mil personas, hablar con un millón de personas, por lo menos eso a mí me agota. En los últimos tres años he estado así y en gran parte esa es la causa de mi enfermedad. Yo que soy discreto con mis cosas no quiero que sea por mí sino para que la gente sea consciente. Como decía Vallejo: “No me muevo competitivamente sino más bien solidariamente”. Ese es uno de mis lemas.

¿Cómo haces para mantener el ánimo?
Tengo muchos proyectos y cosas muy locas como el Festival. Yo voy a insistir con el asunto hasta donde pueda. Como se dice en el lema del Festival: todo lo imaginable es posible. Y para eso no hay que amilanarse, no hay que desanimarse. Si te desanimas te fregaste.

Mencionaste que tienes una vida épica, ¿qué quieres decir?
Lo mío es una lucha, es una lucha absurda, llevo todas las de perder pero si no lo hago me siento mal conmigo mismo. Eso no va conmigo. Yo soy un intelectual, un poeta pero también soy un hombre de acción así que no me quiero morir en la cama como un imbécil. Si muero, muero haciendo algo, molestando. Por ejemplo, hacer un festival es fastidiar.

¿Se puede estar muerto en vida?
Al final la mayoría tira la toalla y las cosas siguen siendo mediocres como siempre. Lo que yo hago es un acto de rebeldía constructiva, una reafirmación de la vida, y no leer ni apoyar iniciativas culturales es una forma de negar la vida. No todo es plata, negocios y comida. Me tiene harto la gastronomía. No solo del ceviche vive el peruano. Hay que vivir de cosas espirituales, mentales, críticas.

¿Y si llegas a vivir?
Si yo vivo puedo seguir trabajando en este tema de fastidiar, no estaría tranquilo y no me dejaría de mover porque se me va romper el corazón. Es una testarudez de mi parte.  

Tus amigos poetas han iniciado una campaña para recolectar fondos y que te puedan operar. ¿Cuánto dinero se necesita?
No quiero decirte cuando se necesita. Hay una cuenta abierta porque me necesitan poner unos fierritos. Además necesito medicinas y estar fuera de circulación un par de meses me afectaría porque tengo cuentas que pagar. La gente que quiera apoyar, genial.
 

"Empujo la puerta. Un solo paso,
a los ojos del enfermo
el corredor no tiene fin. Mi bigote
mira siempre abajo, el rostro
del sujeto a quien últimamente odio. No
diré mi nombre en vano, rueda el
aliento por ese pasillo hacia la gloria. Quién
dijera que fui olvido o un vil secreto
si ahora confío en este día. Solo así
aceptaré
ir de paseo a donde saltan los delfines".
Del libro Suzuki Blues (Poema de Renato Sandoval)

 

EL DATO
Quien esté interesado en ayudar con la operación del poeta, puede hacer su donación a los siguientes números de cuenta.

  • Banco Continental del Perú: Jorge Renato Sandoval Bacigalupo
  • Cuenta en dólares: 011-186-000100033596-46
  • Código Interbancario Swift (el único código que usa este banco): BCONPEPL 
  • Western Union: A nombre de: Jorge Renato Sandoval Bacigalupo. DNI: 10276384. País: Perú