Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Libros

La Señora de Cao y el papel femenino en la sociedad peruana ancestral

Los hallazgos de las señoras de Cao y de Chornancap, a los que se suman las reflexiones de Maritza Villavicencio en su nuevo libro, exigen que revisemos el verdadero papel femenino en nuestras sociedades ancestrales. Y de paso, en la actualidad

Mañana a las 8 p.m., en la Feria Internacional del Libro de Lima, será la presentación de "Mujer, poder y alimentación en el antiguo Perú", de Maritza Villavicencio. (Foto: Juan Ponce)

Mañana a las 8 p.m., en la Feria Internacional del Libro de Lima, será la presentación de "Mujer, poder y alimentación en el antiguo Perú", de Maritza Villavicencio. (Foto: Juan Ponce)

Durante mucho tiempo, la historiadora y fitomántica Maritza Villavicencio se anduvo cuestionando sobre el porvenir de las mujeres. “En el mundo –dice ella– se advierte la soterrada eliminación del sexo femenino”. Se refiere a lo que ocurre, por ejemplo, en el continente asiático, en el que el número de mujeres se reduce por millones (114 millones en el 2014) a causa del feticidio femenino –“La vida de las mujeres es tan dura en la India, Pakistán y China, y desventajosa económicamente para las familias que el aborto masivo de futuras niñas es una alternativa”–; o en Occidente, donde el modelo femenino de extrema delgadez impuesto por la moda y la industria del cine ha originado la pandemia de la anorexia. “Estos desórdenes alimenticios –advierte Maritza– atacan al 3% de la población mundial adolescente, siendo el 90% del sexo femenino”.

En el Perú, según ella, ocurre todo lo contrario. “Aquí las mujeres apuestan por la vida y la maternidad, y yo creo que el sustento de esta apuesta está enraizado en la memoria de las culturas milenarias del antiguo Perú. ¿La clave? La capacidad reproductiva y nutricia del cuerpo femenino fue sacralizada, el panteón religioso andino costeño y amazónico estuvo –está– poblado de diosas y, en consecuencia, con esa cosmovisión las mujeres estuvieron empoderadas en sus sociedades”.

Por eso, ella inició una investigación que finalmente ha quedado plasmada en el libro “Mujer, poder y alimentación en el antiguo Perú”.

—¿Qué es lo que la historia ha escondido sobre el papel que cumplieron nuestras antepasadas?
La historiografía y la enseñanza de la historia en las escuelas, así como su omisión en las universidades, han desvirtuado y ocultado el rol que realmente cumplieron las mujeres en el antiguo Perú. Lo poco que se ha escrito y enseñado sobre nuestras antepasadas son falsedades y falacias. Claro que hay excepciones como los caminos que abrieron la arqueóloga Rebeca Carrión Cachot y la historiadora María Rostworowski, pero la historia de las mujeres tal cual fuimos, tal cual fueron nuestras pasadas sociedades, aún está por escribirse.

—¿Por qué hemos tenido que esperar tanto para saber lo que pasó?
La influencia de teorías occidentales, la proyección del presente con inequidad de género, con mujeres secundarizadas y sin poder, se proyecta sin más al pasado y condiciona la mirada de académicos y científicos. Por ejemplo, en la huaca Huallamarca de San Isidro, Lima, desde la década del 50 del siglo XX se han encontrado tumbas y fardos de mujeres. ¿Quién lo sabe? ¿Quién estudia las más de 150 momias encontradas? Y, ojo, no se trata de añadir mujeres a la historia hecha, sino de reformular completamente el conocimiento de nuestra totalidad cultural.

—¿Qué debemos aprender de nuestras antepasadas?
Rescato cuatro aspectos. Uno: ellas delimitaron bastante bien las actividades que les conferían posicionamiento y poder: la reproducción, la taumaturgia, la textilería estatal y la alimentación ritual. Dos: tuvieron estructuras organizadas y jerarquizadas de manera exclusivamente femeninas. Tres: las waris e incas asumieron la administración y el gobierno local y regional. Cuatro: los fueros femeninos y masculinos tanto en el poder central como regional estuvieron claramente delimitados.

DAMAS PERUANAS ICÓNICAS

SEÑORA DE CAO
La Señora de Cao habría cumplido el triple rol de sacerdotisa, adivina curandera y gobernanta, todo lo cual revela su estatus divino y humano.

MAMA OCLLO
Mama Ocllo fue la coya esposa del inca Túpac Yupanqui y madre del inca Huayna Cápac. Era una noble de Chincha y a ella se le atribuye que el quechua del Chinchaysuyo se convirtiera en la lengua oficial del Tahuantinsuyo. A diferencia de las leyendas que se enseñan en las escuelas, Mama Ocllo no fue una mujer sumisa ni secundarizada. Por el contrario, se dice que aquello que Túpac Yupanqui y sus capitanes no conseguían conquistar, lo lograba ella.

MAMA HUACO
Fue la primera coya mujer. Ella fundó el linaje matrilineal para acceder al poder: los hombres para ser incas y las mujeres para ser coyas. Le han atribuido características guerreras, pues tuvo intervención militar directa en la cimentación del poderío inca. El cronista Guaman Poma dice que gobernaba la ciudad del Cusco más que su marido Manco Cápac, es decir, el gobierno del Cusco que se elevaba como el centro de poder, al parecer fue más obra de ella que del inca. Además, se le atribuyeron dones mágicos: dicen que hablaba con las peñas y piedras como si fueran personas.

MÁS INFORMACIÓN
Presentación del libro: 27 de julio, 8 p.m. Lugar: FIl Lima (Parque de los Próceres, Jesús María).

Tags Relacionados:

Maritza Villavicencio

FIL Lima

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada