Mario Testino. (Fotos: Instagram)
Mario Testino. (Fotos: Instagram)
Redacción EC

, editora en jefe de "Vogue" y directora artística de Condé Nast, emitió un pronunciamiento de corte personal tras las formuladas contra y Bruce Weber en "The New York Times".

En su mensaje, , la editora que inspiró la película "El diablo viste a la moda" destacó "los tiempos de cambio" que se viven actualmente y destacó "la valentía" de aquellos que han denunciado en los últimos meses "malos comportamientos sexuales".

"El abuso de poder se ha extendido por demasiado tiempo en muchos ámbitos, incluidos Washington, Hollywood, la prensa, Silicon Valley y, por último pero no por ello menos importante, en el mundo de la moda. Muchas mujeres y hombres jóvenes han hablado de la manipulación y coerción en audiciones, sesiones fotográficas y otros ambientes de trabajo", escribió Wintour, quien  para contrarrestar estos hechos.

ENEMIGO EN CASA
Al referirse específicamente al caso de Mario Testino y Bruce Weber, fotógrafos que han publicado en revistas de Condé Nast por muchos años, Anna Wintour aseguró que las denuncias le resultaron "difíciles de confrontar", pero que consideraba correcto, con el ánimo de contribuir a esos tiempos de cambio, hacer lo posible para proteger a sus trabajadores del abuso.

"Nos ponemos de pie con las víctimas de abuso y malas conductas, pero también tomamos el espejo para mirarnos a nosotros mismos y preguntarnos si estamos haciendo todo lo que podemos para proteger a aquellos que trabajan con nosotros para que hechos inaceptables no pasen delante de nuestros ojos", escribió Wintour.

"Hoy han aparecido acusaciones contra Bruce Weber y Mario Testino, historias que han sido difíciles de escuchar y que me han roto el corazón al confrontar. Ambos son amigos personales míos y han sido contribuidores extraordinarios de 'Vogue' y otras publicaciones de Condé Nast. Ambos han objetado las acusaciones y negado lo que se ha publicado. Creo firmemente en el valor del remordimiento y el perdón, pero tomo estas acusaciones muy seriamente, por lo que en Condé Nast hemos decidido poner en espera nuestro trabajo con estos fotógrafos por el momento", concluyó la editora.