Ana De Orbegoso es una artista visual que trabaja entre Nueva York y Lima. (Foto: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO)
Ana De Orbegoso es una artista visual que trabaja entre Nueva York y Lima. (Foto: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO) / ALESSANDRO CURRARINO
Enrique Planas
Mira también:

Lo primero que uno experimenta al entrar a la galería es la sensación de un espacio invadido. Una consciente toma de local. Peruanas que se apoderan de la iconografía barroca para convertirse en las vírgenes de un nuevo tiempo; princesas incas que llevan la cuentas de la violencia contra la mujer en nuestro país, apropiaciones de la cerámica moche para que nos reflejemos en nuestra propia historia.

“Memoria (en) femenino”, título de la exposición antológica de la artista visual Ana de Orbegoso, es una declaración política y poética, afirmada en la denuncia y el activismo, en lúcido diálogo con la antigüedad, lo moderno y lo contemporáneo. No podía ser de otra manera, pues se trata de compartir el recorrido de una artista que, partiendo de la fotografía más íntima en los años 90, derivó en cuestiones ligadas a la memoria y la historia, articulada con movimientos sociales de urgentes reivindicaciones.

Como señala el curador Augusto del Valle, la exposición plantea diferentes constelaciones de obras, desde los inicios de su producción hasta tiempos recientes. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO)
Como señala el curador Augusto del Valle, la exposición plantea diferentes constelaciones de obras, desde los inicios de su producción hasta tiempos recientes. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO) / Alessandro C.

“Mi primer instrumento fue una cámara. La fotografía te permite enfocarte, agudizar tu mirada. Y en todo ese proceso, fui aprendiendo a ser mujer y ser mejor peruana. Esa meditación comenzó en el estudio, en un espacio protegido, donde yo tenía el control. Pero después, esas mismas reflexiones me sacaron del estudio”, afirma la artista.

La exposición busca y postula una bisagra entre la dimensión subjetiva del arte y los contextos históricos, culturales y discursivos, señala el curador. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO)
La exposición busca y postula una bisagra entre la dimensión subjetiva del arte y los contextos históricos, culturales y discursivos, señala el curador. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO) / Alessandro C.

En efecto, De Orbegoso sintió que la fotografía no era suficiente para definir su trabajo cuando comenzó a contar historias que involucraba al otro. “Pasé de una reflexión psicológica a una reflexión social. Salí a tomar fotos en la calle y, sacando información de la memoria colectiva, me di cuenta de que quería contar historias, con tratamientos diferentes, aprendiendo nuevas técnicas. Todo depende de cómo quiero contar la historia para que conecte”, afirma.

La exposición de Ana de Orbegoso diseña y muestra un arco complejo temporal (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO)
La exposición de Ana de Orbegoso diseña y muestra un arco complejo temporal (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO) / Alessandro C.

La exposición presentada en el Icpna de Miraflores tiene una intención clara: desarrollar mensajes que lleguen al público, familiares, directos, en sintonía con lo popular. Para la artista, vivimos en tiempos en que el arte nos exige ser más directos. “Siento que es importante tomar conciencia, y eso es lo que me hace ser tan directa en mi trabajo. Una toma de conciencia es una toma de responsabilidad. Entender cómo nuestras acciones repercuten en el otro”, afirma.

En la muestra el espectador advertirá la globalización, las luchas feministas, las tensiones de identificación con la figura femenina asociada a la historia cultural peruana y el pasado de la América antigua aportado por los retratos Moche. FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO
En la muestra el espectador advertirá la globalización, las luchas feministas, las tensiones de identificación con la figura femenina asociada a la historia cultural peruana y el pasado de la América antigua aportado por los retratos Moche. FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO / ALESSANDRO CURRARINO

Y claro, estas reflexiones llevan a la artista a lamentar nuestro desolada coyuntura política: “Tenemos un superpaís, una cultura increíble e ingentes recursos, pero que se los reparten entre cuatro grupos. El Perú se merece mejores políticos. Como ciudadanos, necesitamos ser más conscientes, no podemos permitir que gobierno tras gobierno nos sigan destruyendo”, clama. Por eso, todo su trabajo reunido en esta muestra antológica tiene esa aspiración por remecer conciencias. Pero que, junto con la denuncia, se incorpore también la poesía, la palabra que nos salva y nos hace mantener la esperanza. Para el curador Augusto del Valle, la pregunta que queda flotando en el ambiente, luego de recorrer la exposición, es qué hacemos con nuestra historia. “Decidirlo es un reto existencial. Y de ello parte la urgencia por comunicar de esta muestra”, explica.

Ana de Orbegoso presenta retrospectiva en la galería del Icpna. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO)
Ana de Orbegoso presenta retrospectiva en la galería del Icpna. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO) / ALESSANDRO CURRARINO

“Memoria (en) femenino” es una muestra que coincide con tiempos de reivindicaciones sociales pero también de lamentables retrocesos, como ha sucedido en Estados Unidos, donde la Corte Suprema ha decidido suprimir el derecho constitucional al aborto, noticia que para la artista ha resultado devastadora. “No puede ser posible que el cuerpo de la mujer siga siendo un campo de batalla, donde se enfrentan posiciones extremas”, lamenta la artista radicada en Nueva York. Sin embargo, para De Orbegoso, solo queda seguir luchando. “El arte es un instrumento muy poderoso para crear conciencia y buscar esperanza”, añade.

Artista Ana de Orbegoso y curador Augusto del Valle (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO)
Artista Ana de Orbegoso y curador Augusto del Valle (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO) / ALESSANDRO CURRARINO

Más información

Lugar: Icpna de Miraflores. Dirección: Av. Angamos Oeste 120. Horario: de martes a domingo, de 10 a.m. a 7 p. m. Ingreso: libre.