1984: los 30 mejores discos que se lanzaron hace 30 años
1984: los 30 mejores discos que se lanzaron hace 30 años

FRANCISCO MELGAR WONG

Al revisar los discos que se lanzaron en 1984 uno no puede dejar de sorprenderse. La cantidad de álbumes notables, emblemáticos y perdurables que se lanzaron hace 30 años es simplemente extraordinaria. Como prueba de ello ofrecemos esta lista de 30 discos que creemos no sólo marcaron el momento en que se editaron, sino el presente y el futuro de la música popular.

1.- “Deseo Carnal”, Alaska y Dinarama
Con este disco, Alaska y Dinarama acabaron con el reinado de los viejos dinosaurios de la canción española. Y, contra todo pronóstico, no lo hicieron con una descuidada y violenta música punk sino con un disco elegante, sofisticado y profesional que se volvió un clásico instantáneo en el mundo de habla hispana.

2.- “Buscando América”, Rubén Blades y los Seis del Solar
“Buscando América” es un ciclo narrativo de canciones donde plasmó la turbulenta y oscura vida política de Latinoamérica de los años 80. La decisión de no utilizar los vientos clásicos del sonido de la Fania y en su lugar utilizar marimbas y sintetizadores pudo ser un nuevo camino que pudo llevar a la salsa hacia el futuro. Lamentablemente, nadie siguió la senda señalada por Blades y “Buscando América” se convirtió en una rareza. Y en el mejor disco de salsa de los años 80, también.

3.- "Heartbeat City", The Cars
Hay un prejuicio basado en los cánones del rock independiente de que los mejores discos de The Cars son los que hicieron cuando todavía no tenían ambiciones pop ("The Cars" y "Candy-O) y verlos como los mejores alumnos de Television. Sí, suena cool. Pero es falso. Uno de los mejores discos de la banda de Ric Ocasek (si no el mejor) es "Heartbeat City", donde el filo post punk es reemplazado por pulidos arreglos AOR. El resultado es uno de los discos de pop más seductores y emocionalmente expansivos de los años ochenta. Olvidarlo sería un crimen.

4.- "From Her To Eternity" Nick Cave and the Bad Seeds
Después de disolver The Birthday Party (algo así como los Stooges australianos) Nick Cave formó una banda orientada a crear atmósferas sobre una base de rock primitivo y/o industrial. El resultado fue "Form Her To Eternity", un disco que puede escucharse como una versión post punk de una ópera perdida de Kurt Weill y Bertolt Bretch. Imposible de imitar sin quedar en evidencia, este disco es el único ejemplar de una mórbida y artística especie.

5.- "Rattlesnakes", Lloyd Cole and the Commotions
Con "Rattlesnakes" Lloyd Cole se llevó el parloteo pedante patentado por y Dylan lejos de las calles malas de Nueva York a los cuartos universitarios de Glasgow. Para que lo dejen pasar le bajó el volumen a las guitarras eléctricas y sofisticó los ritmos primitivos de sus antecesores. Pero no te confundas, chica, Cole no sólo quiere tus libros y tus discos. También quiere tu alma. 

6.- "Some Great Reward",
En esta placa Dave Gahan descubrió que su voz es la voz es la del muchacho aburrido cuya vida cobra sentido al seducir a cualquier chica que se le cruce en su camino. Si hay un equivalente a Howlin Wolf o a Jim Morrison en el techno pop, ese tiene que ser Gahan. Ahora lo sabemos. Pero eso no fue obvio para nadie hasta que apareció "Some Great Reward".

7.- "Ocean Rain", Echo & The Bunnymen
"Ocean Rain" no es un disco que la crítica aprecie de forma unánime. Y no es un gran disco de principio a fin. Pero tiene momentos que pueden ser considerados picos en la carrera de Echo & The Bunnymen. En especial las canciones más lentas y bizarras como "Nocturnal Me" y "The Killing Moon". Uno podría pensar que las letras existencialistas y la pretensión orquestal son los más alejado del erotismo musical. Con estas canciones Echo & the Bunnymen probó que estábamos equivocados.

8.- "The Wonderful And Frightening World Of The Fall", The Fall
Antes de lanzar este álbum The Fall era básicamente una banda de avant punk cuyas canciones relataban historias apocalípticas desde el punto de vista del excéntrico y el marginal. Gracias a la llegada de Brix, una guitarrista estadounidense fanática del pop, la banda limó las asperezas de su música e hizo sus melodías más legibles. Este disco es la bisagra entre ambas etapas de la banda y la mejor introducción a su discografía.

9.- "Ali Farka Touré", Ali Farka Touré
Antes de introducir guitarras eléctricas en sus grabaciones y antes de volverse internacionalmente famoso gracias a sus colaboraciones con gente como Ry Cooder, Ali Farka Touré ya había grabado discos donde su estilo percusivo e hipnótico de tocar la guitarra ya estaba totalmente definido. En este disco, también conocido como "Red", su influyente acercamiento al instrumento se muestra absolutamente transparente, sin los adornos que vendrían después.

10.- "Piano Bar",
El tercer disco solista de Charly García nos trae canciones sobre drogas duras y noches en vela, sobre relaciones rotas, night clubs y creatividad a cualquier precio. Y es que en "Piano Bar" García tomó elementos del rock de la época (la batería procesada, las camas de sintes y la guitarra con flanger) para llevar a las radios de Latinoamérica una música llena de dudas y adrenalina. Sin lugar a dudas, el gran triunfo del rock latinoamericano de los años 80. O de cualquier década.

11.- "The Las Vegas Story", The Gun Club
Con una formación de lujo que incluyó a Dave Alvin y Kid Congo Powers, The Gun Club entró al estudio para grabar "The Las Vegas Story" y terminó saliendo con uno de los discos más intensos y logrados del rock estadounidense de los años 80. Por un lado, las historias que cuentan las canciones parecen haber emergido de novelas baratas de serie B (moteles baratos, alcohol, lascivia y amargura por amores que se acaban). Por otro, la banda está entregada en cuerpo y alma a la interpretación de cada tema, como si la vida y la salud se le fueran en ello. Si existe una obra maestra olvidada del rock alternativo, tiene que ser esta.

12.- "Sound-System" Herbie Hancock
El segundo disco de la trilogía conocida como 'Rockit' encuentra a Herbie Hancock creando una nueva especie musical donde el rock, el techno y el hip hop conviven en armonía. Un mundo posible que sólo Hancock podía alucinar.

13.- “Zen Arcade”, Hüsker Dü
El primer álbum doble de rock alternativo, "Zen Arcade", es un viaje épico al fondo de la noche emocional. Aquí se plantearon los temas que luego serían explorados por las bandas de grunge de comienzos de los años 90: jóvenes que no encajan, familias que no se consolidan, vidas que se deshacen. "Zen Arcade" es una piedra angular de esta tradición y la prueba definitiva del papel fundacional de Hüsker Dü en la historia del rock alternativo.

 

14.- “Like a Virgin”,
Con Nile Rodgers como productor, "Like a Virgin" se convirtió en el disco que recuperó el gancho pop de los clásicos de Motown pero con el barniz moderno de comienzo de los años 80. El resultado fue un sonido que se convertiría en un modelo para todas las aspirantes a reinas del pop que el futuro nos trajo: ritmos negros, melodías legibles y acabado de última generación.

15.- "Powerslave",
Con la entrada de Bruce Dickinson y Nicko McBrain, Iron Maiden consolidó el sonido con el que lograría volverse el grupo más popular de heavy metal en el mundo. Los duelos de guitarra entre Adrian Smith y Dave Murray, la inventiva inagotable de Nicko McBrain en la batería y -por supuesto- el poderío vocal de Bruce Dickinson encuentran su geometría perfecta en este disco, que serviría de pretexto para la triunfal gira mundial que el grupo emprendió en 1985.

16.- "Meat Puppets II",  Meat Puppets II
En 1993 los Meat Puppets fueron invitados por para tocar tres canciones de este álbum en el 'unplugged' que la banda de Cobain hizo para MTV. Lo curioso es que para muchos esas fueron las tres mejores canciones del 'unplugged'. Pero claro, esas tres baladas, "Lake of Fire", "Oh Me", "Plateau", son sólo una muestra de "Meat Puppets II", un álbum altamente idiosincrásico y original.

17.- "Don't Break the Oath", Mercyful Fate
Una obra maestra del heavy metal, "Don't Break the Oath" de Mercyful Fate tiene múltiples aristas de las que se podría decir algo. Por ejemplo, una sección rítmica con tantos recursos que parece haber sido tomada como modelo no sólo por las bandas del género, sino por aquellas pertenecientes a otras tradiciones, como Nirvana y . Por otro lado, la estructura de las canciones desafía la lógica del rock y retoma una vertiente progresiva que vuelve las canciones impredecibles.

18.- "Ride the Lighting",
El segundo disco de Metallica ya empieza a abrir el camino de las estructuras más complejas que aparecerían en "Master of Puppets" sin perder del todo la inmediatez visceral de "Kill 'Em All", álbum debut de la banda. "Ride the Lighting" es considerado uno de los mejores discos de metal de los años 80.

19.- “Double Nickles On The Dime”, Minutemen
Asociados con la escena hardcore y el punk sólo por formar parte de la disquera SST, la verdad es que los Minutemen suenan más a los discos que Frank Zappa grabó a mediados de los años 70 que a Black Flag o The Germs. Valiéndose de humor, comentarios políticos, jazz y rock, este trío californiano hizo algo parecido a lo que Zappa hizo en la era Nixon, pero en la era Reagan. Este álbum doble es su disco más logrado.

20.- "O Passo do Lui", Os Paralamas Do Sucesso
Un año antes de la primera edición de Rock in Rio, Os Paralamas Do Sucesso lanzaron su segundo disco, que dejando a un lado su faceta más rockera y adoptando una modalidad más cercana al ska, lograron colocar un puñado de éxitos en las radios brasileñas, convirtiéndose en la banda sonora de ese verano. Al año siguiente, su presentación en Rock in Rio acabo por consagrarlos.

21.- “Purple Rain”, Prince
La banda sonora de la película que Prince hizo en 1984 fue uno de los mayores éxitos del año. Al igual que Little Richard, Sly Stone y Jimi Hendrix antes que él, Prince supo tomar la esencia erótica del R&B negro y llevarlo a una audiencia blanca con una envoltura pop. Las masas deliraron. Pero Tipper Gore (sí, la mujer de Al) se indignó tanto cuando encontró a su hija escuchando la canción "Darling Nikki" (una en la que Prince describe a una joven que se masturba leyendo una revista) que obligó a las tiendas de disco a poner la etiqueta "Parental Advisory Explicit Content" a las portadas de todos los discos que llegaran tan lejos como Purple Rain.

22.- "Defenders Of The Faith", Judas Priest
Según Rafael Valdizan, junto con el "Piece of Mind" de Maiden, este es el mejor lado A del heavy metal. La imaginería automovilística con connotaciones sexuales que la banda creó para este disco calzó a la perfección con las guitarras taladrantes y el registro agudo de Rob Halford. En esta época Judas Priest llegó a convertirse en una máquina ciega y asesina en búsqueda de placer.

23.- "Reckoning"
El segundo disco de R.E.M. mostró que para algunos hijos del punk no estaba mal mirar atrás. En lugar de modernizar su sonido con sintetizadores o agudizar la influencia liberadora del punk con un formato hardcore, los R.E.M. miraron atrás, a The Byrds, a Fairport Convention, a Velvet Underground, a Bob Dylan, y abrieron nuevas posibilidades para el indie rock estadounidense.

24.- "Let it Be", The Replacements
Al igual que R.E.M. los Replacments no bebieron tanto del punk o el post punk para armar su propuesta musical. Sus ídolos eran los y los Faces, por eso su música está llena de ese espíritu juerguero del mejor rock and roll de los años setenta. Pero 1984 no era 1972, y los Replacements estaban destinados a no convertirse en los nuevos Rolling Stones. La decepción caló hondó en ellos y los llevó a escribir sus canciones más sentidas. Muchos consideran a "Let it Be" su obra maestra. 

25.- "RUN-DMC", RUN-DMC
En 1984, gracias al disco debut de RUN DMC, el rap se desligó por completo de sus influencias discos y marcó un acercamiento al rock que pronto sería tomado como punto de partida para nuevas bandas como, por ejemplo, Beastie Boys. En 1984, el futuro del rap se escuchaba en este disco. 

26.- "Born In The U.S.A.", Bruce Springsteen
Para , Springsteen tomó un puñado de canciones sobre obreros, veteranos de guerra y vecindarios empobrecidos y llamó a la E Street Band para llenarlas de ritmos radiables, sintetizadores pop y coros listos para ser cantados por multitudes en estadios. Así, cada pequeña historia en cada pequeña casa en cada pequeño suburbio fue presentada como parte de una nueva épica del hombre común. Y estas son historias que todavía hoy reclaman ser cantadas.

27.- "The Smiths",
Los Smiths irrumpieron en la escena inglesa como solían hacerlo las bandas en el pasado: un guitarrista virtuoso y un cantante con una personalidad difícil e inimitable. Aquí la dupla creativa la conforman (un joven de sexualidad ambigua con una fijación por Oscar Wilde) y Johnny Marr (un conocedor enciclopédico de los estilos de la guitarra de rock), quienes no tardarían en pelearse, pero mientras el sueño duró valió la pena soñarlo.


28.- “Soda Stereo”, Soda Stereo
El primer disco de Soda Stereo fue el primer momento en el que el sonido post punk y new wave que venía de Inglaterra y Estados Unidos se volvió familiar para el público latinoamericano. En Gustavo Cerati estos estilos extranjeros encontraron a un compositor y cantante con el oído adecuado para convertir una música que todavía le sonaba extranjera al público latinoamericano en algo con lo que la gente podía identificarse.  La masividad que la banda pronto encontraría en toda Sudamérica fue una consecuencia de este trabajo.

29.- “The Unforgettable Fire”, U2
Este fue el primer disco en el que se alejó del rock despojado y directo de sus primeros discos para optar por un sonido atmosférico y sugerente. Contiene grandes temas que ya dejan entrever que esta banda estaba destinada a convertirse (aunque sea por un tiempo) en la banda más grande del mundo. Aunque a algunos no nos parezca que se merezcan ese título.


30.- "1984",
Finalmente, el disco que lleva por título a este año lleno de buena música, demasiada buena música. Van Halen llevaba varios años haciendo discos, pero con "1984" llegaron a la cúspide de su propuesta. David Lee Roth equilibra con humor, pedantería, insolencia y saltos de karateka la precisión y el virtuosismo de su banda. ¿Qué más se puede pedir para una banda de rock?