Diez canciones para celebrar los 65 años de Mark Knopfler
Diez canciones para celebrar los 65 años de Mark Knopfler

RAFAEL VALDIZÁN ()

Mark Knopfler pertenece a esa casta de guitarristas que uno puede identificar a los pocos segundos de escuchar uno de sus solos o acordes. Sea por su sonido o su estilo, casi instantáneamente sabemos que se trata de él. Y eso no pasa con todos los guitarristas, por más virtuosos que sean. Y ese detalle es lo que separa a los grandes músicos de los que son simplemente instrumentistas muy técnicos y hasta malabaristas pero sin identidad. Mark Knopfler es, pues, un guitarrista con sello propio. De las pocas primeras guitarras que solean sin usar uñeta (otros casos son , y Derek Trucks).

Nacido en Glasgow, Escocia, el 12 de agosto de 1949, Mark Freuder Knopfler logró el éxito al frente de la banda Dire Straits, entre 1977 y 1995, no solo como guitarrista, sino como vocalista y principal compositor. Dejó seis discos en estudio, un gran número de sencillos y la demostración de que era absolutamente posible generar impacto comercial sin ofrecer concesiones musicales. 

Luego de que Knopfler disolviera Dire Straits, el hombre se embarcó en una carrera como solista que dura hasta la fecha, con siete discos en estudio y un comprensible descenso de popularidad: exploró la música desde un lado más personal y, por otro lado, las audiencias cambiaron por cuestión generacional y, obviamente, por el dominio de otros subgéneros musicales dentro del rock. Eso no hizo que la calidad de su obra disminuyera, sino que perdiera exposición.

Knopfler también ha sido un músico muy activo en lo que es música para bandas sonoras de películas. Ha hecho nada menos que ocho álbumes de soundtracks (el más recordado de ellos, "Local Hero", de 1983, cinta protagonizada por Burt Lancaster). 

Aparte de sus trabajos más conocidos, ha colaborado con muchas otras figuras de la música contemporánea, como , , Bryan Ferry, Van Morrison, , James Taylor, la banda Steely Dan, entre otras.

Hoy celebramos sus 65 años con una lista de diez temas que han definido su trayectoria musical. 

1. Sultans of Swing (1978).
Fue el primer sencillo del álbum debut de Dire Straits. Curiosamente, al comienzo no consiguió ingresar a los charts. El éxito llegó al menos seis meses después. De hecho, el single fue reeditado en enero de 1979, año en el que terminó por sonar en todo el mundo. Inspirada en una banda de jazz, la canción presenta una melodía vocal poco usual para la época (Knopfler casi habla en lugar de cantar) y un extraordinario trabajo en guitarras. "Sultans of Swing" es uno de los temas de la banda británica que continúan sonando en cualquier emisora del mundo, y eso es prueba contundente de que la calidad de una obra es lo que la hace perdurar en el tiempo.

2. Lady Writer (1979).
Excelente canción perteneciente al "Communiqué", segunda placa de Dire Straits. Posee ciertas similitudes con "Sultans of Swing", tanto en el compás como en los arreglos de guitarra. El tema también fue lanzado como single y logró buenas posiciones en países como Holanda, Bélgica y España. La idea para esta composición, en palabras de Mark Knopfler, surgió cuando una noche vio en la televisión a una escritora. Así de simple. Tal como "Sultans of Swing", "Lady Writer" culmina con un magnífico solo de guitarra que va desapareciendo en un mágico 'fade out'.

3. Romeo and Juliet (1981).
El primer single de la tercera placa de Dire Straits ("Making Movies") es una balada. Y, como es evidente, el tema tiene referencias a la obra de Shakespeare, las cuales sirven como marco para una verdadera historia: el propio fracaso amoroso de Knopfler con Holly Vincent, quien fuera la cantante de una banda llamada Holly and the Italians. "Romeo and Juliet" es básicamente un tema acústico que revela un perfil alterno de Dire Straits, una banda que no solo apostaba por el rock and roll, sino por otras vertientes, como el country, por ejemplo. 

4. Tunnel of Love (1981).
También incluida en el "Making Movies", esta canción maniobra en una vibra similar que "Sultans of Swing" y "Lady Writer". Es, ciertamente, un tema típico de la banda. A pesar de su larga duración (más de 8 minutos), la canción fue lanzada como single en formato de 7 pulgadas. "Tunnel of Love" brilla también por los trabajos de Knopfler con las seis cuerdas de su guitarra. A partir del minuto 5, la canción baja las revoluciones, se aquieta, parece desaparecer, hasta que progresivamente recobra el aliento y vuelve a su ritmo y volumen originales. 

5. Private Investigations (1982).
Tema perteneciente al "Love Over Gold", el cuarto álbum de Dire Straits. Es una obra cuya primera parte transmite una belleza artística, no solo por el trabajo de filigrana en la guitarra acústica de Knopfler, sino también por sus estrofas habladas y cargadas de poesía. Luego se va transformando en una pieza misteriosa, claustrofóbica, mediante el monótono sonido de una cuerda de bajo y acordes sueltos de guitarra y piano. Si bien un tema extraño, "Private Investigations" también fue lanzado como sencillo. Y constituye una de las obras más completas de Dire Straits.

6. Going Home (Theme from "Local Hero") (1983).
En 1983, Mark Knopfler se ocupó de la banda sonora de la cinta "Local Hero", que tuvo en el papel protagónico a Burt Lancaster. El álbum está lleno de melodías introspectivas, y de todas ellas, "Going Home" permanece como la de mayor recordación. De hecho, el tema suele ser interpretado por el músico británico en muchas de sus presentaciones en vivo. 

7. Brothers in Arms (1985).
Una de las canciones más hermosas creadas por Mark Knopfler, como parte del catálogo discográfico de Dire Straits (le dio el título al quinto disco del grupo). Es una balada escrita para conmemorar la . Canción introspectiva (y reflexiva) que encuentra el correlato musical a la temática bélica (o antibélica, si quieren) en una melodía melancólica que va subiendo en intensidad con el correr de los segundos. "Brothers in Arms" culmina con uno de los solos de guitarra más inspirados que le hayamos escuchado a Mark Knopfler, donde los niveles de sentimiento alcanzan proporciones inconmensurables.

8. Money for Nothing (1985)
Uno de los más grandes sucesos comerciales que tuvo Dire Straits. También perteneciente al álbum "Brothers in Arms", el tema contó con la participación especial de Sting en apoyo vocal. Además, el video del tema (una animación computarizada) fue uno de los más exitosos durante las primeras etapas de la cadena . "Money for Nothing" se sustenta en un riff de guitarra dominante que va tejiendo los hilos de una telaraña que se despliega a lo largo de toda la canción. 

9. What it is (2000).
Ya en su etapa de solista, Mark Knopfler lanzó en el 2000 el álbum "Sailing to Philadelphia" y demostró que todas las cosas aún estaban en su lugar, a pesar del avasallamiento de géneros alternativos. De ese segundo disco en solitario se desprende este tema, una magnífica demostración de versatilidad: de nuevo la guitarra de Mark juega un papel fundamental sobre una melodía adictiva que uno quisiera escuchar durante muchas horas seguidas. "What it is" es, a juicio muy personal, uno de los trabajos mejor logrados por el genial guitarrista. 

10. Privateering (2012).
El tema le da título al que hasta el momento es el último álbum de Mark Knopfler en estudio. Es un impecable trabajo enclavado en el country. Una melodía vaquera que te transporta en un solo vuelo a los desiertos rojos del sur estadounidense, donde hombres solitarios cabalgan en busca de un pueblo fantasma donde poder tomarse unas cervezas. "Privateering" representa en sí misma una suerte de regreso por la puerta grande de nuestro personaje, luego de algunos años de silencio. El retorno fue celebrado con entusiastas reseñas de medios especializados.