Roberto Arias lanzó "El blues de la conspiración". (Foto: Mirella Giraldo / Facebook Roberto Arias)
Roberto Arias lanzó "El blues de la conspiración". (Foto: Mirella Giraldo / Facebook Roberto Arias)
Ricardo Hinojosa Lizárraga

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

“Soy un rockero de esos que ya no hay/ tengo una súper guitarra y también tengo wi fi/ Voy a tumbarme a la conspiración mundial/ desde el celular que me compró mi papá”. Así comienza “El blues de la conspiración”, tema del músico Roberto Arias que adapta la rumorología de fake news que hemos conocido todos durante esta pandemia, y que ha llegado a enfrentar a compañeros, amigos, hermanos o padres e hijos en las redes sociales y en persona, venciendo cualquier “distancia social”. Porque, después de todo, ¿Quién no tiene un pariente, amigo o conocido que cree que la vacuna contra el Covid le cambiará el ADN? ¿Quién no ha recibido alguna cadena por WhatsApp en la que se “descubren” los maléficos planes de Bill Gates o George Soros para dominar el mundo? ¿Quién no ha visto a alguien usando la mascarilla como babero o, simplemente, sin ella, porque no cree en la existencia del coronavirus? Impactado por todo este carnaval de voces en tiempos tétricos, Arias le agradece en especial a un artista por la inspiración. “El blues de la conspiración nació con nombre propio: Miguel Bosé”, cuenta Arias con ironía.

“Entre julio y agosto hubo una especie de auge de todas esas teorías “conspiranoicas”, que iban desde el negacionismo de la pandemia, pasando por el disparate de que las mascarillas son nocivas, y hasta el dióxido de cloro como “cura milagrosa””, cuenta el músico que, además, tuvo que enfrentar una realidad menos distante. “Además de Bosé, me di con la ingrata sorpresa de que muchos de mis colegas de la escena rockera local compartían la postura del cantante español”, confiesa, por lo que no le fue difícil escribir la canción. Solo le tomó 10 días realizar todo el proceso de composición, grabación y edición de canción y video. Después de todo, Arias es un músico con amplia experiencia, sumada al lado de bandas como Jingo, Crossro-ads (al lado de “Pico” Ego Aguirre) o la Old School Band, banda tributo a los Beatles que integra desde el 2006. Además, fue parte del proyecto Narrador, encabezado por Eduardo “El Mono” Chaparro.

La conspiranoia la veo ahora como algo especialmente preocupante. Hasta hace un año, cuando alguien me hablaba de cosas como “el nuevo orden mundial” o de las supuestas élites que beben sangre de bebés, hasta me daba ternura. Pero con la pandemia, la cosa se torna mucho más peligrosa. Ahora mismo estamos viendo cómo cada vez son más las personas que desconfían de las vacunas, y no solo en el Perú, sino en todo el mundo occidental”, dice Arias, con una mezcla de sarcasmo y desaliento.

A su modo de ver, algunos medios de comunicación también han tenido una responsabilidad en que la información no confirmada haya logrado ese efecto “bola de nieve” que vemos hoy. “A estas alturas, los medios ya deberían haber entendido que el prestigio es más importante que ser el primero en sacar un titular o, peor aún, responder a intereses económicos particulares”, sostiene, al tiempo que critica también el manejo de la educación en nuestro país: “Creo que, sin una educación basada en el pensamiento crítico, nos espera a todos un futuro poco promisorio. Y, desgraciadamente, mucha de la crisis política que nos está tocando vivir está directamente relacionada con lo mercantilizada que está la educación en nuestro país”.

El baile de los que faltan

“Mientras conduzco mi taxi con pericia/ voy oyendo en la radio las primicias/ me duele que en esta ciudad hay tanta injusticia/ políticos corruptos llenos de malicia”, canta en “100 lucas” (O una breve historia del Perú), crítica mordaz a la corrupción y a la falta de escrúpulos de muchos poderosos, temas que, lamentablemente, han sido noticia repetida en nuestro país incluso en tiempos de pandemia, con miles de vidas en juego. “Lo evidentemente burdo y los métodos mafiosos de la reciente toma de poder por sectores que no tienen mayor respaldo popular –dice el músico-, ya era bastante para generar una indignación mayúscula como la que motivó las marchas de noviembre. Pero también considero que toda la coyuntura de la pandemia terminó jugando un papel clave, y su efecto fue precisamente el contrario al que los golpistas habían calculado”. Resalta que, mientras Chile tuvo en El baile de los que sobran su particular himno representativo de sus propias marchas, Perú carecía de una canción así de potente y precisa. “Y no es que no tengamos grandes artistas que incorporen esa responsabilidad en su música, pero desgraciadamente los más populares y con cierta pegada internacional no tienen una canción similar”, afirma. “Los músicos, y los artistas en general, deberían ser altavoces del sentir popular. Altavoces con honestidad”.

“100 lucas” le tomó un poco más que El blues de la conspiración. “Empecé a escribir la letra a finales de septiembre, después del primer intento de vacancia a Vizcarra –nos cuenta-. Con la corrupción desplazando a la pandemia de los titulares noticiosos, pensé que era un buen momento para abordar ese espinoso tema, no desde la típica crítica hacia la clase política, sino desde la perspectiva del ciudadano común y corriente, y que eso quizás pudiese servir para interpelarnos a todos como sociedad. Por eso, decidí que la canción sea una especie de cuento o crónica con tres personajes cotidianos de la Lima del siglo XXI”.

Aunque ya cuenta con una cantidad de temas suficientes como para armar un álbum en solitario, se confiesa un rockero fiel al espíritu de banda. “Como a muchos, el coronavirus me ha obligado a reinventarme y por eso decidí grabar por mi cuenta, aunque siempre con la ayuda de mi amigo Joni Chiappe (ex Jas), compañero en la Old School Band. (También con la colaboración de los músicos Nico Mantani, Guillermo Puertas y Jorge Soróstegui). Dependiendo cómo vaya evolucionando la situación mundial, decidiré si sigo grabando solo o me pongo a buscar gente dispuesta a armar un proyecto”, dice. Ahora mismo, tiene ya listo el borrador de otra canción sarcástica, “sobre ese mito de que Velasco mató al rock peruano… Eso va a sacar roncha a muchos de mis colegas”, cuenta el músico, entre carcajadas.

VIDEO RECOMENDADO

Universal Music compra los derechos de todas las canciones de Bob Dylan

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR