Fabiola de la Cuba: música y danza en una noche de peruanidad

Al cabo de 50 presentaciones en plazas y pueblos de la costa, sierra y selva del Perú, Fabiola de la Cuba estrena esta noche un espectáculo que suma la experiencia de 14 años dedicados al estudio de nuestras expresiones musicales y dancísticas. “El poder de lo nuestro”, su nuevo show multidisciplinario, presenta danzas y canciones asimiladas durante tres años de aprendizaje junto a músicos y danzantes del interior del país.

“‘El poder de lo nuestro’ es producido por Perú Pasión, una alianza con Pablo Correa (productor ejecutivo) y Alfredo Salas Pooley (campeón de campeones de marinera en caballo peruano de paso), en el que yo me encargo de la dirección artística. Reúne música y danza de las regiones del Perú, algunas en proceso de extinción, para mostrar al público un arte que me gustaría que todos puedan conocer”, explica la destacada intérprete, quien subirá a escena en un espacio innovador instalado en la explanada de la Costa Verde de Magdalena.

Un imponente hexádomo de estructura metálica cubierta con tela tensada tendrá capacidad para 902 personas. En su interior, un centenar de artistas participará en un despliegue escénico que estará apoyado con la proyección de imágenes sobre las paredes de dos domos adyacentes al escenario.

Fabiola de la Cuba interpretará 20 temas, que estarán acompañados de 14 estampas. “ Hemos hecho una selección muy especial, con temas que recorren desde la danza de tijeras, sicuris de Puno, pallas de Corongo, el tunqui de la Amazonía, además de tondero, zamacueca y marinera de la costa. Un espectáculo para aprender y disfrutar”, señala la artista, quien también estará acompañada de chalanes y amazonas en caballos peruanos de paso que mostrarán su arte junto al mar.

“Queríamos hacerlo en un espacio diferente, místico. El show se nutre en la naturaleza; por eso, estamos junto al mar, donde la energía es absoluta”, añade.

CONSTRUYENDO UN SHOW

Fabiola de la Cuba lleva un año preparando este megaespectáculo, quizá el más importante de su carrera, desde que el 2002 llevó al Teatro Municipal “De suspiro y barro. Puro Perú”.

“Entonces hice un homenaje a las autoras y compositoras del país. Puse un espectáculo de gran nivel, multidisciplinario, para volcar el deseo de que una presentación se nutra sin temor y deje de estar encajonada”, recuerda la intérprete.

Desde entonces, su búsqueda apuntó a estrechar lazos y comunicar la interculturalidad nacional. Así fue como los últimos tres años llevó su show “Todo el Perú” por el interior del país, experiencias que ahora decanta en “El Poder de lo Nuestro”, que va hasta el 18 de julio.

TAGS RELACIONADOS